miércoles, 4 de enero de 2017

En otros caminos

Este tango de Guillermo López y Oscar Sergio Pariente, ha merecido, para mí, mayor repercusión y haber figurado en el repertorio de otras orquestas y cantantes. Es todo un canto a la melancolía por la pérdida del amor, está muy bien desarrollado y tanto la letra como la música, se combinan para dejarnos un poso de niebla sentimental debido al desarrollo del tango.

En sí, el tema es triste, pero lo importante es que, ante la separación y el adiós, no hay reproches ni acusaciones o traiciones. Es la vida que ha unido a dos personas en el amor y luego las circunstancias los aleja. En todo el desarrollo del tema no hay palabras duras, sólo sentimientos descarnados, expresados en forma tierna, amable, pero con el corazón lacerado por el final.


 


Cuando tú te vayas, vida de mi vida
con cantos de ausencia, yo te evocaré,
y en la ncohe triste de la despedida
mi llanto y mi angustia, te han de ver partir.
Luego, igual que un sueño, que dulce ha pasado
te habrás alejado muy pronto de mí,
y te irás borrando en la lejanía
cual visión querida que no ha de volver.

Asentado en la médula de las palabras, el tema va cogiendo vuelo. A golpe de azar el destino entrecruza vidas y ese espacio del desasosiego, muchas veces se hace duro, insoportable, porque se adentra en los abismos del alma, escarbando en el territorio de los afectos. En ese viaje emocional que todos hemos transitado, ese que renace siempre con convulsiva rebeldía, la orquesta de Pugliese sabe respirar con la música sin grandes estridencias. Miguel Montero y Jorge Maciel hacen el resto.

En otros caminos
senderos de amores,
quemarás las flores
de tu juventud.
En otros caminos
a solas con tu alma,
tal vez una noche
un mudo reproche
te ha de hacer sufrir,,,
Tal vez una noche
llorarás por mí.


                                   
Montero, Pugliese y Maciel con amigos en la Confitería Adlon

El mensaje encierra una dosis de ternura que el dolor del alejamiento de la persona amada, no logra borrar. La persona sabe que la soledad de sus insomnios se consumirán en el pensamiento del amor roto, aunque el tiempo todo lo cura. Los recuerdos idealizados por la nostalgia. El sol negro de la melancolía lo lleva a seguir describiendo esos lugares familiares bajo la luz de la extrañeza. Y piensa dolido en un futuro que no lo tendrá de protagonista en esta historia de amor.

Otros horizontes ansían tus ojos
y es cruel ese antojo que me hace penar,
trajiste a mi vida cariño y bonanza
y un sol de esperanza mi vida alumbró.
Más todo se acaba y un día cualquiera
será una quimera mi sueño de amor,
y habrás encontrado en otros caminos
tu solo destino de andar...y de andar...

Lo grabó Osvaldo Pugliese maravillosamente con su orquesta y los cantores Miguel Montero y Jorge Maciel, el 10 de julio de 1957. Lo escuchamos.

En otros caminos - Pugliese-Maciel-Montero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada