jueves, 17 de noviembre de 2016

La cumparsita

¿Que tendrá este tango de Gerardo Matos Rodríguez? Qué tendrá que lo tocaron y grabaron todas las orquestas típicas. Qué tendrá que cierra las milongas de todo el mundo. Que lo han metido en tantas películas de diferentes países. Que han cantado y ejecutado  cantantes y orquestas de otros ritmos. Y se adapta al cha cha cha, a la rumba, la cumbia, el bolero... Y lo tocan las orquestas sinfónicas, aunque en principio no pareciera muy adecuado para ese estilo de música.



Además se utiliza para diferentes actuaciones artísticas que nada tienen que ver con el tango, como vemos reiteradamente en escenarios de música clásica, patinaje, natación, mimos, payasos y otras artes. Cuando uno quiere contestarse esa pregunta inicial, como respuesta, no tiene más que remitirse a estas actuaciones tan dispares, como en unos juegos Olímpicos.

                                             
El prodigio del baile


Y, en este rubro podemos gozar con la pareja española de natación sincronizada, integrada por Andrea Fuente y Ona Carbonell, que en la Olimpiada de Londres 2012, se llevaron la medalla de plata, bailando bajo el agua, La cumparsita, el tango inmortal. Dicen que el tango da para todo, pero éste aguanta uso y abuso...




Y como otra demostración que nos convence de las cualidades rítmicas y armónicas de dicha página encantada, vemos a esta patinadora sobre hielo bailándolo, al ritmo de una orquesta italiana. Un prodigio realmente espectacular, que le da más relieve aún al tango, gracias a la belleza y maestría de esta patinadora canadiense: Shae-Lynn Bourne, y al genial montaje artístico en que se mueve. Arte y sentimiento sobre el hielo.

                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada