miércoles, 23 de noviembre de 2016

Hoy al recordarla

Hay tangos que has escuchado miles de veces, los has bailado, los has sentido en directo, pero te siguen rondando el cuore y seguís encontrando motivos para sentirte tocado. Los recuerdos, las andanzas, las milongas, qué sé yo... Los temas del guitarrista y compositor José Canet me parecen sencillos pero hermosos a la vez. Tienen alma. Llegan y se te quedan prendidos como abrojito punzante, ¿viste?

Por todo eso, este tango que me retrocede a mi juventud milonguera y aventurera, tiene cosas que me llenan. Y lo más notable es que lo grabaron orquestas y cantores tan dispares como De Angelis-Julio Martel, Morán con Osvaldo Pugliese o Di Sarli con Jorge Durán y me gustan los tres por igual. ¿Serán los versos? ¿O tal vez los recuerdos?

                                     
José Canet
      
Anoche lo puse en la milonga por la orquesta de Di Sarli con el sanjuanino Jorge Cajón Durán Y otra vez sentí ese cosquilleo que te ronda el cuore. Además de la hermosa y colorida voz grave de Durán, Di Sarli hace unas cositas con el piano, que parece él sólo una orquesta y te lleva en la pista.. Arranca tartamudeando las notas con el teclado y sigue empujando a la oquesta con su toque maestro, único. Y cuando suena la melodía, con los violines enfilando,  ya me estoy emocionando. Para más inri, lo estoy bailando y en mi cabeza bullen los recuerdos...


Se atora el tango en sus venas                                      
y en mis penas se arrincona,
y en el sonar que desgarra.
se hacen garra, sus aromas...
La flor ausente del amor
en mi dolor clavó su espina,
ya nunca más he de volver
a su querer, ni a aquella esquina.
Se atora el tango cansado
y a su lado muero yo.

Canet era músico pero, sin tener destellos literarios brillantes,  describe muy bien las situaciones, los pensamientos, el íntimo desasosiego, y están aromados sus versos de porteñidad.  Lo cotidiano es un anclaje necesario para instalarnos en distintos paisajes de nuestras vidas. Aquel encuentro en la esquina con la noviecita del barrio era una constante. Y Canet se embarca en este viaje emocional con las frases precisas, y la música que las galvaniza.

Hoy al recordarla...
en el alma siento que llegan lamentos                                 
 de amores lejanos...
Y en los bandoneones...
noto que enredadas las notas cansadas
me dicen: ¡Hermano!
Hoy al recordarla...
iré en mi locura, por calles oscuras
que saben mi angustia...
Qué noche más triste...
Surgen los recuerdos y en sombras me pierdo
llorando su amor.


Tiene como un poder vivificatorio, te lleva en la pista a babucha. El sonido de ciertas palabras te tocan y la música es como una segunda naturaleza tuya. Quizás no se pueda racionalizar pero  lo sentís y ya está. El corazón susurrante te lleva hacia alguna parte oscura, distante. ¿Será la fuerza de los tangos?  Uno retrata en algunos versos de tangos sus yacimientos de tiempo y la memoria hace el resto. Por eso, este tango, con la envoltura tan linda de su música, tiene ese poder letárgico.

 Me gustan las tres grabaciones que mencioné pero como anoche, me hizo toc toc en el cuore, la versión de Carlos Di Sarli con la voz de Jorge Durán, allá voy con este tema grabado el 31 de julio de 1945. Juná y escuchá las manos de Di Sarli.

Hoy al recordarla- Carlos Di Sarli-Jorge Durán


1 comentario:

  1. salute jose maria las tres interpretaciones mencionadas de este hermoso tango fueron notables haora lei en una oportunidad que parece que canet no escribia las letras no se... pero..... saludos juan de boedo ahora si puedo entrar en tu sitio despues de meses

    ResponderEliminar