sábado, 24 de septiembre de 2016

A bailar, a bailar...

                                                                   "Se empilchaba despacio, casi lerdo
                                                                    y enfilaba silbando, para afuera,
                                                                    la milonga se abría en su recuerdo
                                                                    y la pista era el lugar de su pasión tanguera.."
                                                                                         (Le tiran las milongas-Tango

Y nos ha pasado tantas veces los sábados a la noche... Las milongas en Buenos Aires eran un festín íntimo que valorábamos con el alma. Y cada velada sabatina nos dejaba huellas en el cuore, sobre todo si habíamos bailado muy bien. No buscábamos el levante, sino milonguear a tope. Y lo conseguíamos porque estábamos todos, nosotros y ellas, en el mismo plan: milonguear a muerte.

El gran Petróleo (Carlos Alberto Estévez), maestro de milongueros, decía: "Yo quiero un tango danza que hable de recuerdos, que diga de tiempos, que me emborrache de emociones, que dramatice el sentir y al volcarlo en vivencias puras, que transmita estados anímicos superiores, que dicte normas elevando el mensaje a la suprema forma de expresarlo".

                       
              
             

Y es así como lo sentimos cuando arrancamos con BIEN MILONGA, que ilustra las noches tangueras en la Casa de Aragón -Pza. República Argentina nº 6 -Madrid-. Ese sentimiento lo llevamos metido dentro de hace taytantos años y lo mantenemos in eternum. Sábados y martes desde las 21 horas y...a bailar, a bailar, que la orquesta se va...

Y seguimos yirando por el ancho mundo viendo cómo han proliferado las milongas y milongueros, afortunadamente en tantas ciudades de este castigado planeta Tierra. Como muestra de mi aserto me voy hasta Rusia y, en este caso es la pareja integrada por Yerpun Castro y Galina Shorikova, que se exhiben bailando el tango Torrente, por la orquesta de Pichuco cantando Alberto Marino.

                                   

Y sigo por esos lares  donde el tango ha sentado sus reales y los rusos lo bailan estupendamente. Por ejemplo, la pareja Dmitry Dudytsev y Vlada Zakharova que en esta milonguita de Moscú, se mandan con la milonga Reliquias porteñas, por la orquesta de Francisco Canaro.



Para cerrar el viaje, nada mejor que ver a estos dos bailarines de gotán. Vito Muñoz y Claudio Cardona, un peruano y un argentino, que intercambian roles con gran acierto y elegancia. Si los otros días les mostraba a las maestras de tango en Buenos Aires, en el Festival Mujercitas, haciendo este papel, creo que hoy corresponde ver a dos maestros en este juego lúdico. En este caso se dan dique bailando el tango de Eduardo Arolas, Maipo, por la orquesta de Juan D'Arienzo en el festival de Oporto, Portugal..

                                                                              

¡Y que siga la milonga, hasta que ardan las velas...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada