miércoles, 17 de agosto de 2016

Típica Select

Cuando las grabadoras se dieron cuenta de la importancia popular que tenía el tango, la firma Odeón tomó la delantera, lideró las ventas en Argentinas de orquestas como la de Roberto Firpo  que grababa discos con increíble frecuencia y los mismos se vendían rápidamente. Había entonces otros sellos con menos posiblidades técnicas y crédito comercial, como Atlanta, que regentaba Alfredo Améndola -tío de Juan D'Arienzo-, en la cual grababa Francisco Canaro..

Incluso en alguna oportunidad el propio Pirincho con sus músicos debió trasladarse a Porto Alegre -Brasil-  enviado por Améndola, porque en Buenos Aires no tenía equipo para grabar ni medios técnicos. Quien sí lo tenía, como señalé,  era el adelantado Max Glüxcsmann, propietario del sello Nacional Odeón, en cuya empresa grababa precisamente Roberto Firpo.

                                            
Roccatagliata en el centro, Cobián, Fresedo, en el Secteto de éste

Canaro grabaría luego en el sello Era de "El gaucho Relámpago". A raíz del éxito de su tango El chamuyo, un directivo de Odeón habló con él para llevarlo a esta firma, pero allí Firpo tenía contrato de exclusividad y podía frenar la llegada de otra orquestas. Por eso Canaro comenzó grabando con un trío y Odeón buscó un acuerdo con Firpo, "que consistió en abonarle  a éste seis centavos por cada disco que se vendía grabado por mi oquesta" - contaría Canaro.

El tango crecía, ya se había instalado en París con músicos como los Pizarro, Vicente Loduca, Eduardo Monelos, El Tano Genaro, Eduardo Bianco,Víctor Lomuto, el ciego Remondini, Eduardo Arolas, Enrique Saborido y hasta el vasco Aín con su compañera llevando los cortes y quebradas que tanto gustarían a los parisinos, a quienes además comenzó a enseñarles los primeros pasos en la pista.

                                            


La RCA Victor comprendió que no podía perder ese nicho y dieron orden a su gente de Buenos Aires para que contratase algunos músicos destacados y llevarlos hacia aquel país con el fin de que grabasen algunos temas. El hombre dedicado a este menester, vió a algunos conjuntos en acción y aconsejado por gente del tango fue a escuchar al cuarteto que formaban Osvaldo Fresedo, Enrique Delfino, Agesilao Ferrazzano y Tito Roccatagliata, en unos bailes. Y pensó de inmediato que eran los ideales para el proyecto.

Habló con ellos  y los contrató para viajar a Nueva York en 1919, bajo la denominación de Orquesta Típica Select. Ferrazzano no pudo ir por razones de trabajo. Allí se agregarían Hermann Mayer en violoncello y Alberto Infante Arancibia como segundo violín. Todos los temas fueron grabados entre el 24 y el 31 de agosto y realmente no tuvieron grandes resultados en cuanto a difusión, ni en Estados Unidos ni en Argentina. Incluso Delfino deslizaría en una reportaje, muchos años después, que ese viaje no había sido nada agradable.

                                   


Fresedo registró en solo de bandoneón, Nueva York, tema suyo y Bélgica, de Delfino. Las otras veinte grabaciones de la Típica Select, reunidas ahora en un CD incluyen: Don Esteban, Curupaytí, A la gran muñeca, Mala sangre, Locatelli, Tiene la palabra, Pablo, La cotorrita, Sábado Inglés, Panchito, Qué noche, El 6º, Por tí lloré, Nobleza de arrabal, Milonguita, Don Eduardo, Entrada libre, Entrada prohibida, San Fernando, Calle Corrientes. Algunos de estos tangos fueron compuestos de apuro por los integrantes del trío. Otros son más conocidos.

Y yo selecciono dos de esos temas para completar el recuerdo: Pablo, de José Martínez, y Nobleza de Arrabal, de Francisco Canaro.

Atenti.

7- Pablo - Típica Select

14- Nobleza de arrabal - Típica Select






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada