miércoles, 27 de abril de 2016

Seguime, corazón

Aunque esté bastante olvidado, Jesús Fernández Blanco,  que llegó chiquillo a la Argentina, con su familia procedente de Cuenca de Campos, ubicado en Tierra de Campos, provincia de Valladolid (España), se adaptó no sólo al habla porteña, sino que escribió tangos gauchazos memorables como El barbijo o sentimentalmente entrañables como Calor de hogar, que les grabara Carlos Gardel. Temas realizados con Andrés R. Domenech y Eugenio Carrére, respectivamente.

Su pequeño pueblo natal apenas alberga hoy a unos 220 habitantes, y lo que siempre me ha llamado la atención es el vocabulario gauchesco maravilloso que utilizó en algunas de sus letras. Como ejemplo puedo nombrar a Lonjazos, la citada: El barbijo, o Telarañas, hermosamente construídos. O El contrapunto, con Julio De Caro. Además creó éxitos como El abrojito, con música de Luis Bernstein, Tierrita, con Agustín Bardi, o La payanca, con Augusto P. Berto.

                                                 


Fernández Blanco, fue autor de piezas escénicas para el teatro, antes de volcarse al tango y escribir su primer tema con el pianista rosarino Andrés Domenech: El gaucho se va, en 1923. Fue la señal de partida para un creador que construyó unas doscientas obras, con músicos como Juan Canaro,  Alfredo Pelaia, Samuel Castriota, Humberto Canaro, Ansemo Aieta, Mario Canaro, Antonio Sureda, Eduardo Arolas, Roberto Firpo, Francisco Canaro (Corazón de oro), Andrés R. Domenech, Luis Teisseire, y muchos más. Hasta con Imperio Argentina.

Fue uno de los fundadores del Círculo de Autores y Compositores de Música de Argentina y hoy quiero recordarlo en este tango del título, que suelo pasar en la milonga por la orquesta de Juan D'Arienzo, cantando Juan Carlos Lamas, grabado el 27 de octubre de 1942. Los versos son realmente curiosos porque es difícil encontrar a alguien que le dé manija al cuore y le diga que lo siga a él. Genial. Y el final, más curioso aún. Ni el tordo Favaloro se lo podría imaginar en sus sueños más remotos


SEGUIME, CORAZÓN 

Amigo corazón, vos has llorao
apenas una duda te mordió,                                           
y estás como los maulas, arrugao,
sin chance pa'seguir, la ruta del dolor.
Al verte sollozar acobardao
quisiera yo arrancarte de un tirón,
y en este mundo ingrato, que sólo da tormentos,
más libre que los vientos, vivir sin corazón.

Yo no sé nada de cobardes agachadas
porque en las  malas, mi serena juventud
es como un cóndor con las alas desplegadas
que siempre busca las alturas y la luz.
No me hacen mella los amargos desengaños
y si querés que no te arranque de un tirón,
por el camino de las penas y los años
sin lágrimas de maula, seguime corazón.

Y en el final le entra a dar consejos al propio cuore, como si el hombre fuese un psicoanalista que le está dando manija a su motor, y termina amenazándolo, caso de continuar en ese trance de achicada.

Amigo corazón si ves nublao
tu cielo de esperanzas y de amor,
las nubes son un mísero tinglao
rompelo y vas a ver, que arriba brilla el sol.
Si vos querés seguir acobardao
un día sin dolor te arrancaré,
y luego de arrojarte, cual pasto de las fieras
feliz con mis quimeras, sin vos yo seguiré.

Después de los consejos: el amasijo. Se arrancaría el corazón a lo macho, como se lo arrancaron a Juan Lavalle. Es surrealista pero muy bien construído. Me encanta. Y la música que le adaptó Baldomero Suárez, le da el realce justo. Es evidente que este poeta, transitó el camino de los tangos dulces, gauchos, arrabaleros, compadres o humorísticos con la misma solvencia. Y aunque haya pasado de moda, me encanta revisar la arquitectura de sus versos, como los de este tango que estrenó Libertad Lamarque en radio.

Hay una grabación de Alberto Marino con la típica de Armando Pontier acompañándolo. Está la citada de D'Arienzo-Lamas y una de la Típica Victor con el cantor Juan Carlos Delson.Incluso hay un registro del cantante colombiano Noel Ramírez que lo grabó con orquesta.Yo traigo la versión de Alberto Gómez, acompañado por la orquesta de la Victor, que fuera grabada el 6 de diciembre de 1933.

Seguime corazón - Alberto Gómez








3 comentarios:

  1. Ronald Walther Fiorito11 de mayo de 2016, 16:05

    Gran labor de mi amigo Pepe Otero....la grabacion de Fresedo Serpa, una maravilla...emociona....Walter Fiorito

    ResponderEliminar
  2. Gracias gomía Walter. Estas cosas se hacen con gusto o... mejor no hacerlas.

    ResponderEliminar
  3. Debute a los 15 años en Radio Splendid de B.Blanca con la gran orquesta Ritmo deJUventud,dirigida por Antonio Volpe--la mejor orquesta del Sur..(segun los comentaristas), con dos tangos..ALAS y
    Maleza....(cuando lo escuche a Serpa, tuve deseos de dejar el canto...) Que tiempos los del 40...por Dios , que orquestas, que cantores...Saludos

    ResponderEliminar