sábado, 19 de marzo de 2016

Sábado a la noche, tango

Qué lejanas nos quedan aquellas noche del cincuenta, cuando íbamos a bailar en vivo con Pugliese, D'Arienzo, Troilo, Di Sarli, Gobbi y altri tanti... Tiempo de milonga, tiempo de recuerdos y tiempos de seguir vibrando en esta noche de fin de otoño en Madrid y el despunte de la primavera en los árboles, plantas y pájaros en celo. En nuestra milonguita de la Casa de Aragón, incluso aprovechamos los sábados para urdir alguna práctica rememorando épocas pasadas.

El tango ha crecido de tal manera que hoy lo podemos disfrutar al mango, en cualquier ciudad europea, norteamericana, japonesa o porteña, por citar algunos puntos claves del mapa. Y la enjundia de los bailarines ha ido progresando también y se inspiran y mueven con aquellas grabaciones maravillosas que están de rabiosa actualidad. Siguen inspirando el alma de los milongueros de ambos sexos y eso lo hemos apreciado plenamente en nuestros viajes por distintos lugares.

                                   
   

Lo que ha florecido con enorme auge, incluso, son los Festivales que reúnen a profesionales en festejadas exhibiciones y a los practicantes que se miran en ellos para volcar después sus fervores en el encerado. El fin de semana pasado estuvimos precisamente en el realizado en Alcobendas -localidad madrileña-, que organizaron los amigos Lorenzo y Oti y que atrajo a bailarines de España y otros países vecinos.

Y hablando del baile, qué mejor que ver a algunos profesionales en acción para calentar la matina semilluviosa y darle ánimos al cuore.

Por ejemplo, hoy fijamos nuestra atención en los celebrados hermanos Macana (Guillermo y Enrique De Fazio), a quienes podemos ver bailando en la milonga Valentango, de Portland (U.S.A.) y en otro sitio. Pero en esta ocasión no los vemos bailando entre ellos, como acostumbran, sino con pareja femenina improvisada.

En el primer tema, está el lungo Guillermo con la genial hawaiana Michelle Lamb. Y se mandan al ruedo para bailar el tango La Beba, por Osvaldo Pugliese.

                                           

A continuación es su hermano Enrique quien baila con Laura Grandi. Y lo hacen con el tango Soñemos, por la orquesta de Carlos Di Sarli y el cantor Roberto Florio. Y después... la yapa...

                                  

Y para cerrar, vuelven Guillermo y Michelle, con la milonga Meta fierro por la dupla D'Arienzo-Echagüe.

                                        

                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada