sábado, 10 de octubre de 2015

Así se baila hoy

Traigo este tango a la palestra porque refleja unas visiones que pueden contrastarse en las pistas milongueras de todo el mundo. Justo hoy que tenemos BIEN MILONGA en la CASA DE ARAGÓN, de Madrid (Salón, Terraza, Restaurante, Bar) como todos los sábados y martes desde las 21 horas, es lindo refrescar las ideas, venir a milonguear con una música que te hace saltar de la silla y te conecta con lo profundo de este género.

La evolución es visible en distintos rincones del planeta, porque han captado la emoción del abrazo íntimo y la pasión de dos cuerpos que se mueven en armonía con la música. Es evidente que si no hubiesen existido aquellos grandes creadores y los bailarines que iniciaron el camino, hoy no estaríamos donde estamos. Por eso, este tango del título que grabaron Miguel Caló con Alberto Podestá, Fulvio Salamanca con Luis Correa o Alfredo De Angelis con ese excelente cantor y mejor amigo, que es Roberto Mancini, define claramente la situación. Su autores fueron Marcos Vera y Ernesto Cardenal.

                             

             

Pero hoy sin grupo, también tallamos,
al tiempo viejo no lo envidiamos.
Fijate un poco, ¡pero juná morocho!...
Me sobra clase, ¡manyá un cachito, manyá qué ocho!
Mirá a mi piba, si tiene rango,
éste es el tango del tiempo de hoy.
Lo bailo un kilo, y en cuanto a ella
ni la Mireya lo bailó mejor...

El hombre se da manija, inconcebible en un milonguero, pero el tono del tango es ése y en las versiones citadas está muy bien interpretado. Para ver si rumbea en lo cierto, nada mejor que pispear por distintas pistas y captar el tono y la técnica que han conseguido ellos y ellas.

Por ejemplo, arranco en Buenos Aires, cuna del tango, y me fijo en la pareja integrada por Alberto Sendra y Fernanda Japas, que en el Parakultural se mandan el tango  Remembranzas, con Los herederos del compás y el cantor Pablo Ramos. ¡Qué elegante es esta mujer!

                                        

Y a la hora de los grandes troesmas, nada  mejor que Miguel Ángel Zotto y Daiana Guspero que en la isla de Creta, Grecia, bailan El viejo vals, esa maravilla de González Castillo y Charlo, por Francisco Rotundo cantando Enrique Campos y Floreal Ruiz.  ¡Cosa de locos!


                                            
  
Y pa'redondear la mattinata sabatina, y con vistas a la milonguita de esta noche, me paso por Seúl, capital de Sur Corea,  para apreciar a los ponjas Hiroshi y Kyoko luciéndose con la milonga que homenajea a mi barrio: Parque Patricios, por Francisco Canaro, cantando Ernesto Famá.  


                                                                   

Si ya me estoy saliendo de la vaina para moverme en la pista questa notte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada