lunes, 21 de septiembre de 2015

Tus ojos lejanos

Se trata de un tango semidesconocido, que firman Aquiles Roggero (p) y Roberto Lambertucci, que fue grabado por la chilena Mercedes Serrano con la orquesta dirigida precisamente por Roggero. Pero no tuvo mayor trascendencia hasta que lo rescató el baladista Cacho Castaña y lo registró en un CD que también contiene otros tangos conocidos. El mismo Cacho contaba porque eligió este tema.

   -Lo de Tus ojos lejanos surgió porque me encontré con Aquiles Roggero, hijo del célebre violinista homónimo y me contó que tenía una canción homónima del papá. La escuché y me pareció una obra espectacular. Sobre el pucho hicimos el arreglo con Sirso Iseas y salió una versión genial.

                                         


Cacho Castaña (Humberto Vicente Castagna) lo grabó en el año 2001.  Y es realmente un tema muy valioso, que mereció mayor repercusión, y para confirmarlo no hay más que ver lo que le comentara el genial pianista, compositor arreglador y director de orquestas, Osvaldo Requena a Nestor Pinsón en un reportaje realizado en su casa.

   -Fuí muy amigo de Aquiles Roggero, tenía una vena melódica propia de los elegidos, pero se le conoce poco. Salvo que dirigió la Orquesta Símbolo Osmar Maderna y que compuso algunos hermosos tangos como Mimí Pinsón. Una vez encontré en una Editorial este tango suyo: Tus ojos lejanos,  una hermosura. 

Lo cierto es que Aquiles Roggero, nacido en Pehuajó, provincia de Buenos Aires situada a unos 350 kilómetros de la Capital, en el noroeste de la provincia, fue compañero de Osmar Maderna desde la adolescencia y  tocaban ambos en la orquesta: Los rítmicos, de su localidad natal, cuando Aquiles andaba por los veinte años de edad, y el genial Maderna rondaba los diecisieite.

                                           


La historia es bastante conocida. Cuando Maderna se separó de Miguel Caló, dejándole su impronta, y decidió formar orquesta propia, llamó al amigo Aquiles como primer primer violín de su flamante formación, para que bajase a Buenos Aires. La mala suerte se cruzó en el camino del prometedor Maderna, y el que fuera aspirante a aviador, cayó con su avioneta falleciendo con apenas 33 años.

Fue entonces cuando se conformó la Orquesta Símbolo Osmar Maderna que condujo desde su fundación Aquiles Roggero, y que dejaría en el disco impreso 53 grabaciones. La carrera de Roggero proseguiría en otras formaciones y dirigiendo orquestas que acompañarían a cantores como Carlos Dante, Miguel Montero. Aunque no se tratase de un músico que obtuviera gran popularidad, en el ambiente fue muy respetado por sus colegas, que supieron apreciar la calidad y talento que atesoraba.

                                 


Roberto Lambertucci, el autor de los versos del tema que hoy me ocupa, tiene numeros éxitos en su cosecha de poeta tanguero. Temas como Mi canción de ausencia, con Roberto Pansera; Tu olvido y yo, con Manolo Sucher,  Señora princesa con Atilio Bruni, Vieja esquina con Mario Perini, o La calle maldita con Martín Darré, entre otra muchas. Su producción  es extensa y variada porque también escribió Teatro para niños. Y una obra importante la compondría con Fresedo y Pansera en Los diez mandamientos, que grabaría Fresedo con su orquesta y el cantor Daniel Riolobos, desglosados en diez tangos.

                                 

                                 

                                          

Vale la pena esacuchar Tus ojos lejanos cantado por Cacho Castaña. Y también una buena versión de Mercedes Serrano a quien acompaña la orquesta de Aquiles Roggero, y que ya dejara su sello grabando antes dos temas con D'arienzo y otro con Sánchez Gorio..

Cacho Castaña - Tus ojos lejanos

10- Mercedes Serrano - Tus ojos lejanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada