sábado, 12 de septiembre de 2015

La milonga y yo

Como hoy es sábado y tengo la milonga, mientras termino de seleccionar la música para esta noche, concuerdo con los versos que escribió un cantor y milonguero como Leopoldo Díaz Vélez, que la sabía lunga por haber caminado las madrugadas porteñas después de las veladas de rigor. Sabía perfectamente describir el ambiente noctámbulo y las alternativas de aquellas milongas porteñas.

Vamos subiendo la cuesta
que arriba la noche
se viste de fiesta;
vamos que arrullan los fueyes
y al ritmo de un tango
recuerdos nos llueven...

Cuando en el fixture de la matina sabatina ya tenés marcados los compases que te esperan esta noche, te va subiendo la temperatura del cuore, como sube la del mate que estoy tomando, porque dejé la pava distraída sobre el fuego. BIEN MILONGA es una marca registrada y los bailarines habitués, conocen sobradamente el nivel musical, porque por algo estoy curtido en las milongas porteñas desde pibe y supe seleccionar música y hacer de pinchadiscos en los festivales que hacíamos en los clubes del barrio, cuando Buenos Aires ardía en tangos.

Con la milonga la voy
de igual a igual:
yo soy porteño de ley

                                 


Y no hay nada mejor que viajar con el tango, comprobar cómo ha subido el nivel en las pistas de los países diseminados por este mundo y cómo se puede pasar una noche de órdago, olvidándonos por un rato de las injusticias que se están cometiendo en tantos lugares, que nos hacen fruncir el corazón.

En este caso traigo a los campeones mundiales de Tango pista 2014, el argentino Sebastián Acosta y la uruguaya Lorena González Cattáneo, bailando el tango Quiero verte una vez más, por Juan D'Arienzo y la voz de Jorge Valdez.

                   

Ahora me doy una vueltita por Seúl, capital de Sur Corea, y vemos a la pareja de japoneses Hiroshi y Kyoto Yamao, campeones mundiales en  2009, que se lucen con esta milonga que recuerda a mi querido barrio: Parque Patricios, por Francisco Canaro y Ernesto Famá en el canto.

                                          


Y como estoy un tanto inquieto me espiro a Shangai y veo a Lily Cheng y Raimond Chu, bailando el valsecito: Con tus besos, por Edgardo Donato, cantando Horacio Lagos.

                                        


Y Chau Pinela...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada