sábado, 26 de septiembre de 2015

Amor y tango

Esta noche tengo BIEN MILONGA y estoy armando la música que bailaremos en la pista de la Casa de Aragón, de Madrid. Una música que me remite a tantísimas milongas que he recorrido en mi vida y que las sintetizo en los martes y sábados que disfrutamos a rolete, en esta Casa a partir de las 21 horas. Le han dedicado muchos tangos, milongas y valsecitos a todo lo que sucede durante el baile, la pasión que se pone en el mismo y, a veces, hasta ese romance que dejará una huella profunda en la pareja, tocada por la varita mágica del amor. Ese gran poeta tanguero que fué Carlos Bahr lo sintetizaba así en el tango del título.

El tiempo pasa de largo
cuando te abrazo en un tango,
y estoy muriendo de antojos
por besarte en esos ojos
que al mirar me están quemando.
El tiempo pasa de largo
cuando te abrazo en un tango,
mientras se quiebra la voz de la orquesta
que dice de tango y amor.


                                                 

¿Y quien no vivió alguna vez este trance, si bailar el tango es una pasión íntima, un diálogo de cuerpos enredados que hablan con los brazos, los pechos, los pies...el alma!

Normalmente uno va disfrutar con el compañero o compañera ocasional, y el sentimiento que ponemos al interpretar la música puede provocar una emoción interna muy fuerte, aunque no tengamos la menor intención de buscar el affaire amoroso. Es el tango que nos une con su enorme atracción y la sensualidad del abrazo y el baile. Los milongueros sabemos diferenciar los sentimientos de las emociones.

Y para ver qué se siente por el ancho mundo al bailar el tango, la milonga o el valsecito, me hago la tournée de los sábados matinales, viendo cómo las gastan por ahí. Y arranco en el festival de Toronto (Canadá) con la pareja Javier Antar-Kara Wenham, bailando el tango Gloria, por Donato Racciatti, cantando Nina Miranda.





Y como tengo ganas de pasarme por Buenos Aires, me voy a Villa Urquiza, y en el Club Sunderland vemos a la yunta formada por Alejandro Hermida y Paola Tacchetti, que se mandan con la Milonga de los fortines, por la Típica Víctor y el cantor Mariano Balcarce.

                                    

Y ya me vengo cerquita de casa, a Zaragoza, para ver a Sebastián Arce y Mariana Montes -bella pareja-, bailando el valsecito Ilusión azul, por Alfredo De Angelis y Carlos Dante en el canto.

                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada