sábado, 22 de agosto de 2015

Sollozo de bandoneón

Si habremos bailado este tango de Enrique Cadícamo y Ricardo Tanturi, grabado por la orquesta del  pianista de Barracas, con la voz de Enrique Campos. Y aunque la grabación sea de 1943, hoy nos sigue acompañando en innumerables milongas, porque tiene ese toque genial que albergaban aquellos tangos. La forma como la orquesta va cortando la música es genial, igual que los solos de fueyes. La voz maravillosa de Enrique Campos le da el toque definitivo.

Ven a bailar, que quiero hablarte,
aparte de tus amigas.
Quiero que escuches mi fracaso
y que en el tango mis pasos sigas.
Después de un año vuelvo a hallarte
y al verte me pongo triste,
porque esta noche he de contarte
que por perderte sufro de amor.

                                 



Son estas cositas que me atacan el día sábado, con su infalible noche milonguera. Porque, ¿a quien no le habrán tocado estos avatares de encuentros y desencuentros, de amores y desamores, en esas noches enfebrecidas de la milonga?  Pero, yo sigo juntando ganas para la reapertura de BIEN MILONGA, una vez retornados de las vacaciones y con la Casa de Aragón de Madrid, otra vez recibiéndonos con sus puertas abiertas para los bailarines de Madrid y visitantes, los Sábados y Martes, a partir de Setiembre.

Y como todos los saturdays me doy una vueltita por las distintas milongas del mundo para ver a estas parejas que nos encienden el ánimo y nos empujan a la pista de baile.

Por ejemplo podemos ver a a la pareja integrada por Facundo De la Cruz y Paola Sanz, bailando en Sunderland, el tango del título que me está motivando esta mañana sabatina: Sollozo de bandoneón.

                                                


De acá me subo al avión, me voy a Nueva York, visito la milonga "Nocturne", y me encuentro a Eleonora Kalganova y Michael Nadtochi, girando con el Valsecito criollo que ejecuta la orquesta del "Grillo", Juan D'Arienzo.

                                     


Hago yirar el globo terráqueo que tengo sobre mi mesa, de repente planto el dedo en un sitio del mismo y me encuentro en Moscú. Y hurgando por esta gran ciudad, vuelvo a toparme con esta bailarina rusa, Eleonora Kalganova, pero esta vez bailando con Sebastián Arce, la milonga Retrolonga, por la orquesta Electrocutango. Mirá vos.








                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada