viernes, 17 de julio de 2015

Pugliese y su orquesta en Rusia y China

He comentado algunas veces la sorpresa que me pude llevar cuando descubrí lo bien que bailan en lugares tan alejados de Argentina, como Rusia o China, y entonces  no puedo menos que recordar aquella gira que realizó Pugliese con sus muchachos en 1959, por dichos lugares. Una hermosa manera de abrir la puerta con el talento de estos músicos que conviene recordar para valorar el resultado de su increíble gira.

En su momento, Pugliese le mandó unas líneas a Horacio Ferrer con documentos del viaje, como este comentario de "La chispa de Turkmenia", un periódico de dicha región que arranca así: Ashabad, 9 de octubre de 1959.

-Este conjunto de Tango argentino es uno de los más populares que en los últimos tiempos ha conocido el público de Ashabad. Fundado por el maestro Osvaldo Pugliese ganó rápido arraigo completamente dedicado a la interpretación de melodías de Tango, que son las preferidas por los ciudadanos argentinos. Antes que nada, hay que decir que estos conciertos han aumentado nuestros conocimientos respecto de este tipo de arte, cuyas obras más representativas hemos conocido en las actuaciones de Pugliese, en el teatro de verano. El Tango en la Argentina no es solamente una canción lírica de amor, o dedicada al amor y las despedidas. Estas melodías de Tango hace mucho que son auténticamente populares y por eso muchos de sus cantables tratan agudos motivos sociales, Los conciertos nos dieron un espectáculo hermoso. Gran éxito han tenido los cantores Maciel y Guido y la pareja de bailarines. La orquesta es maravillosa.

                               
La orquesta de Osvaldo Pugliese, sus músicos y acompañantes en China


Territorio del Asia central, Turkmenia es una de las repúblicas que integran la Unión Soviética (en aquel entonces), que visita ahora por primera vez una orquesta argentina.

Forman la delegación veinte personas, con los músicos: Osvaldo Ruggiero, Ismael Spitalnik, Víctor Lavallén y Julián Plaza -reemplazó a Demarco que no pudo viajar- (bandoneones); Oscar Herrero, Emilio Balcarce, Simón Bajour y Julio Carrasco (violines); Adriano Fanelli (cello); Aniceto Rossi (contrabajo); los cantores Jorge Maciel y Carlos Guido, los bailarines Mónica Reynal y Toto Rey, y el glosador Luis Mela.

Osalvo Pugliese ha partido de Ezeiza el lunes 10 de Agosto a  media mañana.

-Se cumplieron ya sesenta días de labor ininterrumpida por las ciudades de la distintas repúblicas de la Unión Soviética (le escribe Pugliese el 1 de octubre desde Uzbekistán). Nuestra labor comenzó en Moscú en el anfiteatro del ejército Rojo, ante cinco mil pesonas que llenaban las instalaciones. Nos enfrentamos así con el pùeblo ruso y con el desconocimiento casi total de nuestra música. A pesar de eso creemos haber logrado un puesto de vanguardia para el Tango. El aplauso y los bises ratifican lo antedicho.

                                      
La orquesta en aquella extensa gira asiática

-Se sucedieron, luego, Leningrado -hermosa ciudad llena de historia y de arte-, Lvov, Karvov, Rostoff -en Ucrania-, Lislovorks, Sochi, Suhkumi, Bahtumi, Tbilisi -en Georgia-, Erevan -en Armenia-, Baku -en Transcaucasia-, Ashabad -en Turkmenia- y aquí Taskent -Uzbekistán-, ya en Asia. Regresamos el 26 de octubre a Moscú desde donde, y luego de veinte días de actuación, partiimos a Pekín

En otro apogeo de su madurez tangúística -dice Ferrer-, lúcidamente integrada y escrita por varios arregladores de clase -Balcarce, Plaza, el propio Osvaldo, Spitalnik, Ruggiero, Lavallén- la orquesta deja durante cinco meses de gira, una película y ciento veintiseis recitales de dos horas y media cada una, poniendo en perspectiva musical etapas de sesenta años de tango. Las obras mejor recibidas -relatan- , son: Mi Buenos Aires querido y Remembranzas, y en los solos de orquesta los tangos de Bardi, Cobián y De Caro, así como los jóvenes chinos se han conmovido con La yumba.

-Nos han tratado magníficamente, y si cabe puedo asegurar que este sentimiento de simpatía hacia nosotros se agudizó en China -dice Pugliese al regresar a Buenos Aires el 30 de diciembre.

-Son pueblos cultos y supieron valorar nuestros esfuerzos por difundir nuestra música en aquellos lejanos países sonde sólo conocían viejos tangos como El Choclo, A media luz y La cumparsita.

                               


En otro reportaje afirma: El tango es una danza canción de carácter popular, un pequeño poema sinfónico que tiene patente nacional. Creo pues que hay que realizarlo teniendo en cuenta este aspecto. Si la influencia europea enriqueció al tango, fue la estrecha unión entre lo porteño y lo criollo lo que le dió caracteres propios. De lo viejo y lo tradicional entonces, debemos mantener lo provechoso y lo viable.  Pero la evolución es algo natural en cualquier aspecto de la vida. Y el tango no puede sustraerse a ello.

Y volviendo al presente yo aprovecho para volver a recordar orquestas y bailarines rusos de la actualidad, que llaman la atención no sólo por lo bien que lo hacen, sino también por el sentimiento que ponen en ello. Las semillas sembradas por la orquesta de Pugliese en aquella gira de 1959, están en la orquesta Solo Tango, y en los músicos que se se siguen alistando a toda máquina en las filas del tango, así como en la legión de muy buenos bailarines en toda la región de Europa del este, Asia y Medio Oriente.

                                 


Pongo la música, cierro los ojos y me instalo virtualmente en uno de aquellos conciertos y escucho dos de aquellos temas que tanto impresionaron a rusos y asiáticos: El primero es Qué pinturita, de su antiguo bandoneonista Esteban Gilardi, que Pugliese grabó el 6 de agosto de 1958. Y Gente amiga, de Ismael Spitalnik que ocuparía el sitio del fallecido Roberto Peppe en la orquesta y se sentaría precisamente junto a Gilardi. Lo llevó al disco la orquesta de Pugliese el 2 de enero de 1958.

08- Que pinturita - Osvaldo Pugliese

06- Gente amiga- Osvaldo Pugliese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada