miércoles, 15 de julio de 2015

Milonga de mis amores

A raíz del tango de Pedro Laurenz que publiqué hace un par de días, tuve varias conversaciones con tangueros y estuvimos charlando de lo que fue este genio del bandoneón y de la composición, y aprovechamos para recrear algunas de sus creaciones más felices, que fueron unas cuantas. Bastaría con citar Amurado (con Maffia), Mala junta (con De Caro, aunque hay muchas dudas al respecto, en el ambiente), Vieja amiga, Como dos extraños (ambas con el Catunga), La revancha o De puro guapo para valorar su genio.

Y entre él y José María Contursi hicieron en 1937 esta milonga del título que puede figurar entre las mejores del género, sin duda alguna. Los versos del Catunga son muy lindos, aunque en la aleación  ha destacado más la música en las distintas interpretaciones que se han realizado de la misma, y es que, si oyéndola uno puede gozarla a tope, bailándola, el placer crece aún más.

                                         



Francisco Canaro reúne la mayor cantidad de milongas bailables, muchas de ellas recuperadas gracias al japonés Akihito Babá, que compró acetatos e incunables en Buenos Aires, cuando el ecuatoriano Ricardo Mejía decidió destruir muchas placas de tango, dándole primacía al pop. En Japón los armó en discos, como esas 20 milongas de Pirincho que sirven para iluminar las salas milongueras. Entre ellas, esta Milonga de mis amores, que llevó al disco el 26 de mayo de 1937.

Su autor, Pedro Laurenz  la grabaría con la voz de Héctor Farrel, dos meses más tarde, el 14 de mayo de 1937. Posteriormente, en el sello Odeón volvería a registrarla, esta vez en forma instrumental el 14 de enero de 1944.  Y quiero insistir en los versos de José María Contursi, porque se escapan de sus letras sobre Gricel, aunque sigue escribiendo en primera persona, como era su costumbre.

Oigo tu voz
engarzada en los acordes de una lírica guitarra...
Sos milonga de otros tiempos... Yo te vi crecer
prendida en las polleras de un bailongo guapo y rompedor
como jamás ha de volver.

Nadie, tal vez,
comprendió mejor las penas y el sentir de mi barriada...
Sin embargo te olvidaron y en el callejón
tan sólo una guitarra te recuerda, criolla como vos,
y en su gemir, tiembla mi ser.

                                   


Los versos debió escribirlos sobre la música de Laurenz y no es nada fácil hacerlo sobre un tipo de música que no es nada repetitiva y machacona, como muchas del género. A mí me encantan las dos componentes de esta hermosa milonga: música y letra, aunque como más trascendió fue en forma instrumental. Tengo numerososas grabaciones del tema y entre ellas puedo mencionar las siguientes:

Anselmo Aieta la llevó al disco con su orquesta en 1953. Domingo Rulio con su conjunto. Miguel Villas Boas, Esteban Morgado y su cuarteto, Juan Cambareri y su cuarteto, D'Arienzo (16-12-1970). El quinteto Pirincho con la dirección del turquito Oscar Bassil. Héctor Stamponi, su cuarteto y la voz de Elsa Picó y otros.

Vuelvo cansado de todo
y en mi corazón lloran los años...
Mi vida busca tan sólo
la tranquilidad del viejo barrio...
Y encuentro todo cambiado menos tu canción, milonga mía...
El progreso ha destrozado toda la emoción
de mi arrabal.

                                          
José María Contursi y su esposa

Una noche en que comenzaba mi periplo nocturno con un sandwich de miga y un jerez frío en el Bar Suárez de la calle Lavalle, estaba con el Negro Hugo Díaz parado en la puerta del lugar, y pasaba Laurenz con su bandoneón en ristre rumbo al trabajo con el Quinteto Real. Saludó, se detuvo un rato y el Negro le dijo que le costaba sacar esta milonga en su armónica. Pedro le dió unos consejos y le dijo: "A veces me resultó mucho más fácil escribir algunos de mis temas y llevarlos al pentagrama, que tocarlos con la orquesta o el quinteto. Incluso a algunos músicos míos le costaba, así que no te preocupés que tenés talento y la sacás fenómeno".

Voy a invitarlos a escuchar dos de las versiones menos reproducidas. Por ejemplo, la de ese maestro de cantores, Charlo, acompañado por las guitarras de Iglesias, Quesada y Spina. Y también esta genial realización de  Bernardo Baraj en flauta traversa, en dupla con Jaime Torres y su charango. Creo que vale la pena agregar que Bernardo, desde hace unos cinco años se dedicó a milonguear y hoy dibuja fenómeno también en el piso.

10- Milonga de mis amores - Charlo

12- Milonga de mis amores - Jaime Torres-B. Baraj


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada