jueves, 4 de junio de 2015

Mi refugio

Hoy me desperté con este tangazo en el bocho, y lo llevo escuchando en numerosas versiones, de orquestas y cantores. Mejor dicho del cantor máximo: Carlos Gardel. En la milonga lo pongo seguido por Carlos Di Sarli, que lo grabó en dos oportunidades con su conjunto, en 1941 y 1950. La letra de este tango es de Pedro Numa Córdoba y pareciera ser un vaticinio sobre la futura vida del play boy Juan Carlos Cobián, que no se corresponde con lo que sería la interminable aventura cotidiana del gran músico bahiense.

El tango en cuestión fue creado a finales de 1921 y la primera orquesta en grabarlo sería la de Osvaldo Fresedo. Gardel la registró dos años más tarde con los negros José Ricardo y Guillermo Barbieri en las guitarras. Posteriormente lo irán llevando al disco Adolfo Carabelli con la voz de Alberto Gómez, Ástor Piazzolla y su recordado Octeto Buenos Aires, Horacio Salgán, Aníbal Troilo, La orquesta Típica Corrientes, Atilio Stampone, Pablo Mainetti con su quinteto, Troilo-Grela, Alfredo de Angelis y varios más.

                                             


Numa Córdoba decía en estos versos, algo aplicable al supuesto final de la vida alegre y creadora de Cobián. De todos modos la música del tango fue más venturosa que la letra.

Ya se acabó de la farra el dulce encanto,
con que embriagué mi juventud,
aquellas locas correrías
ya se acabaron para nunca más volver.
No soy aquel mocito alegre
que todo a risa lo tomó...

Pero en realidad Cobián siguió con sus hábitos de gourmet, noctámbulo y correrías, emparejadas con su enorme capacidad para crear melodías imperecederas que están retenidas en nuestros oídos para simpre. Uno piensa en Nostalgias de inmediato, pero la lista es larga y difícil de empardar: Niebla del Riachuelo, Rubí, A pan y agua, Shusheta, Los mareados, Salomé, La casita de mis viejos, Pico de oro, El cantor de Buenos Aires, Piropos, Almita herida, Carnavales de mi vida, El motivo, Dolor milonguero, Es preciso que te vayas, Mujer, Snobismo, é anche piú...

                                   
Juan Carlos Cobián en 1943


Y como hoy arranqué con Mi Refugio voy a terminar con este tango. Por eso lo traigo cantado por Carlos Gardel y a continuación la versión de Carlos Di Sarli de 1941, rapidito y milonguero. Y como regalo de este día feriado, va una grabación radial súper especial.

Se trata de un homenaje que le hicieron (Evocación a Juan Carlos Cobián), y en el cual, el actor Pedro Maratea recita unos versos de Cátulo Castillo titulado: Romance para Juan Carlos, dedicado a Cobián. Y a continuación se juntan para el recuerdo: Horacio Salgán, Aníbal Troilo, Enrique Mario Francini, Kicho Díaz y Roberto Grela y se mandan una improvisación sobre Mi refugio.

Maravilla.

13- Carlos Gardel y guitarras - Mi refugio

05- Mi refugio - Orquesta Carlos Di Sarli.

01- Evocación a Juan Carlos Cobián



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada