lunes, 22 de junio de 2015

Esclavo

Hace unos días hablaba del Tango romanza, y entre los músicos que le pusieron firma a este estilo, distinto al Tango milonga, también incluía a al pianista y bandoneonista Joaquín Mora, un negro maravilloso que fue pianista de conservatorio y bandoneonista autodidacto, que aprovechó el hecho de que un compañero se dejara olvidado en su casa el fuey,e para practicar en él y agarrarle el gusto de tal manera que terminaría siendo un  perfecto ejecutante del mismo. Debutaría en el tango, como integrante del conjunto de Graciano De Leone en el Salón La Argentina.

Luego se compraría su propio bandoneón y con el mismo ingresaría en la orquesta de Antonio Bonavena. Estaría en un trío con Eduardo Pereyra, pasó por el conjunto de Vicente Fiorentino cuando su hermano Francisco, luego gran vocalista de Troilo, fungía también con el fueye.  Acompañó a Azucena Maizani en su gira europea, en las huestes de Roberto Zerrillo en 1930, y de allí saltó al conjunto de Irusta-Fugazot-Demare. Al regreso, estaría en la orquesta de Miguel Caló, hasta que le pasó lo contrario de su historia anterior con el fueye: lo perdió. Y volvería al piano.

                               

Tendría su propia orquesta, fue asesor de la Academia PAADI, dirigió la Típica del sello Columbia y en 1943 se alejó del país radicándose momentáneamente en Colombia (allí lo conocí muchos años más tarde), pero partiendo reiteradamente a países vecinos como Venezuela, Panamá  (donde fallecería en 1979, luego de un regreso a Buenos Aires, donde se encontró con la desaparición de muchos amigos), o incluso a Puerto Rico. El afamado musicólogo Luis Sierra lo definió así: "Las formas de expresión de esta gran figura del tango que se llamó Joaquín Mauricio Mora, encierran la difícil conjunción de la sencillez melódica y la sugestiva riqueza de un original ornamento armónico, que define y caracteriza la labor autoral de uno de los más admirables cultores del género, aunque las nuevas generaciones ignoren la magnitud de su trascendencia en la línea del tango romántico y cantable, inaugurado por otro de los escasamente recordados: Enrique Delfino". 

Miguel Mora al frente de su orquesta en radio Mitre. Año 1936

Dejaría su huella en el tango con composiciones bellísimas como Divina, Margarita Gauthier, Distante, Rebeldías, Cuando se ama, Si volviera Jesús, Leyendas,Yo soy aquel muchacho, Volver a vernos, Verano, Cuando se ama,  Mi estrella, con distintos poetas. O las que compuso con José María Contursi: En las sombras, Frío, Perdón, Cofrecito, Al verla pasar, Sin esperanza, El Cristo del veneno, Más allá, Como aquella princesa, Tan distante como el hielo, Otra vez Gricel o ésta del título: Esclavo que es la que ilumina hoy el blog.

Esclavo

No sé si es la tragedia de vivir así
con esta pena mía,
que ha dibujado esta mueca sombría
que nubla mis ojos y apaga mi voz.
Tal vez porque en el suelo deshojada está
mi pálida esperanza,
sólo me queda mi vieja añoranza
borracha de hastío lo mismo que yo.

Mil veces he tratado de olvidar
y busco distraer mi propia vida,
quisiera demostrar que no es verdad
que en vez de corazón tengo una herida.
Más ya no tengo fuerzas para ahogar
el lúgubre fantasma de mi pena
y vivo esclavo, así, de mi condena
sin poderme libertar.

Por eso cuando pienso que mi vida es
un mar de desencantos,
donde las aguas revueltas del llanto
no fueron surcadas por barco, jamás.
Me oprime la nostalgia de otro cielo azul,
lejano y placentero,
y un sol brillante de amor tempranero,
de cálidos rayos y besos de luz.

El publicista Becerra, el Negro Mora y Podestá en Colombia, 1959


Lo grabaría la orquesta de Francisco Lomuto con la voz de Jorge Omar en los versos, el 7 de enero de 1937. Por esas fechas lo dejó en el disco Charlo acompañado por guitarras. En 1959, lo grabó Alberto Podestá en Colombia para el sello Sonolux, acompañado precisamente por la orquesta de Joaquín Mora. También tengo el registrado por Ángel Cárdenas con el cuarteto de Troilo-Grela. Y la única cantante negra que tuvo el tango rioplatense, Lágrima Ríos (Lida Melba Benavídez Tabárez) lo grabaría en su país, Uruguay, con acompañamiento de guitarras. Como la madre afro de Mora era de Paysandú, Uruguay (su padre era argentino y criaron al futuro músico en un stud de Palermo donde trabajaba), los invito a escuchar la versión de Lágrima Ríos y la de Lomuto-Omar, de este hermoso tango.

02- Lágrima Ríos - Esclavo

Esclavo- Lomuto-Jorge Omar

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario