viernes, 27 de marzo de 2015

Gaby, la voz sensual

Aunque la presenten con este aditamento vendedor, realmente la sensualidad está en su cuerpo juvenil, su sonrisa y rostro gatunos, sus maneras, su equipaje de vestimentas y el modus gentil. Por todo esto sorprende que se haya dedicado al tango, que, supuestamente, reclama otros bríos, voces pesadas y barrio, mucho barrio.

Gaby se llama Gabriela Anahí Biondo, nació en Bahía Blanca (Provincia de Buenos Aires), vivió  con su familia en un pueblo bonaerense hasta los seis años y luego se instalarán en Bahía Blanca. Los fantasmas de Di Sarli, Cobián, Achával, le habrán inyectado su fluido porque a los 12 años resolvió tomar clases de canto para seguir el camino del tango que delinearon aquellos próceres bahienses.

                                 


Hoy lleva grabados seis elepés y tiene un repertorio extenso. Es cabeza de espectáculos y ha frecuentado escenarios con figuras de la talla de Alberto Podestá, Oscar Ferrari, Tito Reyes o Luis Filipelli, que le dieron un empujón de fe a esa piba que parecía un bicho raro, con su hermosura juvenil, su desenfado y las ganas de triunfar en el género que había escogido de chiquilina.

Sus padres, su hermana la apoyaron siempre a muerte y fueron la base para que ella con 15 años participara en los Torneos Juveniles Bonaerenses, parándose por primera vez ante el público, cantando nada menos que El choclo. Siguió baqueteándose por festivales de los pueblos, luciendo su figurita, su voz educada y sus andares felinos, hasta que la contratan para el programa Sorpresa 2002 que conducía Julián Veich en Canal 13 durante 3 meses y merced al cual, la gran Capital le abre sus puertas de par en par.

                                             


Su profesora de arranque, Mónica Odoux, continúa vigilando su garganta y sus tonos, y ello le permite crecer ininterrumpidamente. Radicada en Buenos Aires a los 18 años, sus apariciones se suceden en escenarios, espectáculos, televisión, radio y grabaciones.  El empresario José Valle descubrió su gran caudal vendedor, y la incorporó a su equipo de Dandy Producciones. La esperaba La esquina de Homero Manzi, para darle el pase a la fama,  pero como le prometió a sus padres, nunca dejó los estudios, se matriculó en la Facultad luego de terminar sus estudios secundarios en Bahía Blanca, y sigue en el empeño.

 Confiesa sin rubores que "Mi primera "audición" fue en el pasillo de la casa de mis padres, entre su cuarto y el que ocupámos mi hermana y yo. Les canté "Garganta con arena" y "En esta tarde gris", con la luz apagada, porque me moría de vergüenza, pero quería demostrarles que lo que decía querer para mi futuro, venía en serio. Esos dos tangos eran algunos de los pocos que conocía ya que en casa no abundaban los cassettes de tango. Había alguno de Julio Sosa, otro de Gardel y uno de Valeria Lynch cantando tango. Y en casa de una de mis mejores amigas me aprendí el de Cacho Castaña".

                                               


Gaby integra el elenco de Muñecas bravas junto a Patricia Malanca y Geraldine Trenza Cobre, que a veces se presenta con otras cancionistas dependiendo del trabajo del momento. Y su capacidad intelectual le da pie, no sólo para guionar esas actuaciones sino incluso para ser coautora de libros: CARLOS DI SARLI - El señor con alma de niño, o "ROBERTO ACHÁVAL-El último cantor de Pichuco. También para dirigir programas radiales junto a mi querido amigo-humorista Calígula - (Fuimos compañeros en Canal 9). Y también otros programas en los que es la figura principal.

Muchacha joven, emprendedora, culta, bien aconsejada artística y tangamente, Gaby sigue jugando con sus poses, su figura de gatita mimosa, siempre juvenil y un look rompedor que arranca suspiros en la platea masculina. Se ha ganado a pulso el sitio que ocupa en las preferencias del público que la sigue y la aplaude, y yo coincido en que al tango le hacen falta estas artistas que lo rejuvenecen. Ha sabido elegir un repertorio macizo, llegador, y le eso también la ha aupado a su lugar de privilegio.

La podemos ver cantando el tango del bandoneonista Daniel Álvarez y Eduardo Maradei: Volvamos a empezar.


Y ya más asentada y con la suma de muchas piezas cantadas y grabadas, canta de Armando Pontier y José María Contursi: Tabaco

Dale Gaby!


                                                    
                                                     






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada