martes, 17 de febrero de 2015

Rondando tu esquina

A pesar de los años que llevo en el tango, de haber participado en un famoso y exitoso programa de televisión (Odol pregunta), cuando tenía unos 23 años, contestando sobre La historia del tango, de haber charlado muchas horas con grandes del género, de haber reporteado a muchos de ellos, de haber escrito páginas y páginas sobre el tema, me siguen sorprendiendo muchas cosas.

Por ejemplo, esa facilidad que tenían muchos poetas y compositores para crear temas hermosos que alcanzaron gran repercusión y que siguen sonando gratísimos al oído, y al corazón de los milongueros de numerosos países del mundo. Hace unos días hablaba de Cadícamo y hasta causa cierta gracia comprobar cómo se sacaba los poemas que acompañarían a la música previamente compuesta, o a la inversa. La cabeza le daba para todo, especialmente para vivirla a lo grande.

                                           


Y llama más la atención la forma sencilla suya de contar cómo creaba sobre la marcha algunos de sus tangos que tanto juego dieron en la partitura de orquestas y cantantes. No sólo argentinos sino incluso de muchos otros países. Es cierto que hay gente que tiene una predisposición natural que los lleva a destacar en diversas materias con bastante facilidad. Algo que a sus colegas les cuesta muchísimo más.

Resultado de imagen de Charlo y Cadícamo
Charlo
Resultado de imagen de Charlo y Cadícamo
Cadícamo
Charlo, además de ser un cantor excepcional, sabía manejarse musicalmente tanto con el piano como con el acordeón. Fue un compositor de largo recorrido que dejó una obra muy extensa y muy valiosa en muchos casos. Colaboró con poetas insignes y con Cadícamo especialmente, labraron una cantidad de temas en común que sirvieron para mayor gloria de orquestas y cantores. 

Entre ambos registraron temas como: Y qué mas, De a traición, Viejas alegrías, Se fue para siempre, Colombina, La barranca, El bailarín de tangos, Alborada de amor, Mal de ausencia, Rondando tu esquina, Y aquel cariño se fue, Sol de medianoche, Zorro plateao, Buenos Aires querido, No hay tierra como la mía, Vas muerto con el disfraz, Lindo tipo de varón o Ave de paso que era el tango que le servia a Charlo para presentación en radios o cabarets y que realizaron en Brasil. Yo lo vi en Radio Belgrano cantando con smoking, un par de veces.

                                                            


Cadícamo lo cuenta como si tal cosa:

-Charlo había comenzado a grabar estribillos con Francisco Canaro y colaboramos en muchos tangos suyos, inéditos. Entre ellos: Lindo tipo de varón, Buenos Aires querido y De a traición, que fueron llevados por su voz al disco. Además escribí estribillos de algunos valses americanos: Juanita, El vals de las sombras, etc., muchos de éstos hechos en la misma sala de grabación, momentos antes de que Charlo los grabara, leyéndolos...

Parece algo insólito pero así era la cosa en esa época. Luego se juntaban en mesas muy pobladas de confiterías del centro, como la Real, e invariablemente concurrían Cátulo Castillo, Troilo, Cobián, Razzano, D'Agostino, De Caro, Tito Lusiardo, Visca, De la Púa y un Mariano Mores muy jovencito.

Y Cadícamo sigue contando de sus composiciones con Charlo (Carlos José Pérez)

-Charlo me envía desde Chile, donde se hallaba actuando con gran éxito, el manuscrito de un inspirado tango que terminaba de componer, a fin de que yo le adaptara versos. Tratándose de mi colaborador, puse manos a la obras tan pronto como lo recibí. Luego de escuchar la melodía varias veces, muy inspirada por cierto, comencé a escibir la letra, titulándola La barranca, que meses después, cuando ya se hallaba en Buenos Aires, popularizó al estrenarla por radio, en una de sus notables interpretaciones. Más tarde D'Agostino y Vargas realizaron también una magnífica creación.

                                       


Algunas de estas cosas pude conversarlas y estirarlas con el propio Charlo en el Café El Águila de la calle Lavalle, cerquita de SADAIC, donde solían reunirse mucha gente del ambiente. Esa tarde yo estaba con Pipo Rossi, el gran jugador que en esa época entrenaba a Boca Juniors y que era amigo de Charlo también, por haber coincidido en Colombia y en lungas trasnochadas. 

Y para terminar con el tango del título, que me acompaña desde hace muchos años, dice el vate.

                                         


-Nuevamente con Charlo colaboramos en un tango que titulé Rondando tu equina. Charlo sale en gira artística por América latina popularizándolo en tal forma que el éxito llega del exterior a Buenos Aires. En México fue uno de las más grandes hits argentinos de todos los tiempos.

Y tan es así, que numerosos cantantes de toda América lo grabaron en forma de tango, canción o bolero. También lo llevaron al disco entre otros, Pugliese con Chanel, Basso con Belusi, Miguel Caló en forma instrumental, Agustín Irusta y especialmente D'Agostino con Vargas, que para mí es la versión más lograda.

                                           


Yo los invito a escucharlo por el propio Charlo con su orquesta en 1952. Y confirmando lo del suceso de este tango en toda América, también escucharemos al celebrado cantante ecuatoriano Julio Jaramillo que lo interpreta con sus guitarristas y él mismo también con la guitarra.

08- Rondando tu esquina - Charlo

08- Julio Jaramillo- Rondando tu esquina




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada