martes, 18 de noviembre de 2014

Christian Márquez & Anabela Brogioli

Se empajeraron este año para bailar tango y da gusto verlos. Parece que lo llevaran haciendo juntos durante mucho tiempo. Tienen eso que define a los guardianes del Tango bien bailado: Musicalidad, pasión, ensamble y elegancia. El Toti Márquez se incorporó a las filas del tango en 1996, después de  estudiar con muy buenos profesores.

Guardián de las esencias, no ha parado de viajar, al principio con su compañera de entonces, desde 1997, Virginia Gómez, formando el dúo Los Totis, ya como reconocidos profesionales. Han bailado en Piazzolla Tango, Los tangos de la cábala, Copes tango Copes, O Tango, Corporación Tango, y realizaron una larga gira con el videoclip de Gotan Proyect: Diferente.

Anabela y el Toti

Anabela  Tenía 11 años cuando se arrimó al fogón del tango.Comenzó en la Escuela Municipal de Danzas de su localidad, Lanús Oeste. Allí integró el Ballet Estable Municipal, y por influencia familiar, fue de a poco derivando el rumbo hacia el tango. En el año 2000 participó en los Torneos juveniles Bonaerenses, obteniendo medalla de plata y bronces en las categorías: Tango escenario y Tango salón. Sus padres la ayudaron y en su camino estudiaría con muy buenos profesores.

Anabela Brogioli
                                                 

Natalia Gamez y Gabriel Angió le dieron los lineamientos fundamentales y también participaron en su crecimiento, personajes como Raúl Bravo, Esther y Mingo Pugliese, Carlitos y Rosa Pérez. Pero nunca abandonó sus clases de Danza contemporánea, Clásica, Jazz o Acrobacia. Psicología, Producción teatral y Actuación. Todo ese bagaje de conocimientos le sirvieron para integrar el elenco artística de la Secretaría de Educación y Cultura de la Municipalidad de Lanús.

Y ya presentados, vemos a la pareja, con todo su empaque y categoría bailando el tango de Stamponi, Francini y José María Contursi: Junto a tu corazón, por Carlos Di Sarli y la voz de Alberto Podestá.




Los méritos artísticos de estos bailarines, que respetan al mango el estilo milonguero, embelleciéndolo con su estilo elegante y el respeto por la música, ha crecido de tal manera que son convocados desde Europa, Australia y Asía, además de sus actuaciones en distintos países de América, como Canadá. A mí me encanta su forma de bailar y todo lo que transmiten como pareja. Anabela bailó con Carlos Copello y Juan Carlos Copes y tuvo anterioremente parejas como David Palo o Ernesto Candal, pero creo que esta unión artística va a perdurar porque los méritos individuales se han acrecentado en la unión de los dos, ambos  muy buenos bailarines.

Acá los vemos en Estambul -Turquía, bailando el vals de Juan Ciliberti: Noches Correntinas, por la orquesta de Edgardo Donado, cantando Romeo Gavioli y Horacio Lagos. .


                        


Y en esta ocasión, en Ambeles -Bélgica-,  luciéndose con Juan D'Arienzo, el cantor Carlos Casares y este tango de Falero y Carmona: Ríe payaso.

                                                      


Y para terminar esta reseña de unos bailarines que me encantan - y que demás son maestros- , nada mejor que una milonga. Por Juan D'Arienzo, Milonga del 83, que canta Alberto Reynal. Y les deseo lo mejor para el futuro de ambos, descontando por adelantado que seguirán creciendo individualmente y  como pareja.


                                             
                                           
                                            

                                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada