jueves, 27 de noviembre de 2014

Alfredo Attadia

Excelente bandoneonista, notable fraseador que me viene constantemente al recuerdo cuando escucho las variaciones que realiza en el tangazo que compuso con Angel D'Agostino y Enrique Cadícamo: Tres esquinas, para la inmortalidad de Angelito Vargas en todas las milongas del mundo. Su fueye ornamenta todo el tango pero al terminar Vargas la segunda parte, emerge porteñazo y floreado el fueye de este hombre de San Martín, en la provincia de Buenos Aires.

En las muchas conversaciones que tuve con Ángel D´Agostino, cuando él hablaba de Attadia, ponía un gesto de rabia. Después me hablaba de él como músico y alababa lo que había hecho en su orquesta, como bandoneonista y arreglador. Precisamente en Tres esquinas, mostró su capacidad en tal sentido y entre todos dejaron esa obrita imprescindible. Pero cuando se fue de su orquesta junto con Ángel Vargas quedó entre ambos una herida,  pese a que Vargas volvería al poco tiempo.

Alfredo Adolfo Attadia
                                      
Lo conocí en Venezuela, donde yo había ido con la Selección Argentina y me lo presentó mi  amigo Eduardo Reina, que estaba radicado en Caracas con su agencia de publicidad y producciones de televisión. Precismente Reina sería padrino de un programa que tuve cuando arrancó Canal 11. Attadía fue otro de los tantos exiliados a la caída del peronismo, y aunque estaba cómodo en Venezuela y se desplazaba a Colombia, Ecuador, Aruba y otros lugares con su conjunto, extrañaba Buenos Aires y sobre todo aquel hermoso ambiente de los años cuarenta y principios del cincuenta.

Me hablaba de San Andrés, donde se crió, con sus calles de tierra, las higueras vecinas donde robaban higos con los chicos del barrio, y cómo se decidió por la música, cuando los compañeros se dedicaban a distintos juegos. Hijo de italianos inmigrantes, su padre manejaba una verdulera, con la cual, solía tocar canciones de su lejano paese. El pequeño Alfredo supo incursionar con ella y Agustín Dellafranca le dió las primeras clases en el bandoneón usado, que le compraría su progenitor.

                             


Debutaría en una confitería de la zona con una orquesta de señoritas y eso lo recordarían con Aníbal Troilo, cuando coincidieron de jovencitos en el Sexteto de Alfredo Gobbi, en el Café Buen Orden, de Brasil y Bernardo de Irigoyen y el cine Garay,  porque Pichuco había vivido una experiencia similar. Y de aquel dúo de fueyes recordaba que se veía el futuro de Pichuco, por la suavidad que tenía al tocar y el sentimiento que ponía. También hablaba maravillas de Gobbi.

En el currículo de Attadia, el bandoneón de oro, como le bautizó Armando Baliotti, con quien estuvo breve tiempo en su orquesta, figura su paso por las orquestas de Alberto Pugliese, Ricardo Malerba, amén de la que  formó con Alfredo de Angelis para unas actuaciones, y otras, antes de arribar a la de Rodolfo Biagi como primer bandoneón y arreglador. En este rubro, recordaba "Le quería bajar un poco la preeminencia del piano y darle más aire al conjunto, pero la gente lo seguía a él".

                                         


La llamada de Ángel D'Agostino supuso un antes y un después. "Me gustaba el tono milonguero que tenía la orquesta. Además D'Agostino sabía repartir juego para que luciera el conjunto, y sobre todo la presencia de Vargas fue fundamental. Un cantor de época. Una voz hermosa para el tango y fraseadora como un fueye. La orquesta tenía mucha fuerza y seguidores".

Y al fin su etapa de director con buenos resultados. "Estuvimos en el Chantecler, en Radios El Mundo y Belgrano, En el Cabaret Ocean, el Moulin Rouge, en bailes, en Montevideo. Yo estaba muy identificado con el peronismo y cuando llegó el golpe del 55 tuve que salir carpiendo. Al general lo encontré luego en Caracas y compartí buenos ratos con él y con Agustín Irusta a quien acompañé muchas veces y con quien hicimos algunos temas.. Después me fui quedando...y acá estoy".

Armando Moreno con Alfredo Attadia
"Tuve buenos cantores: Armando Moreno, con quien grabé mi tango El yacaré, con letra de Mario Soto, que era el presentador de Pugliese. D'Agostino-Vargas lo dejaron grabado en 1942. También estuvieron Enzo Valentino, Héctor Pacheco, Jorge Beiró". De todos los tangos que había compuesto, el corazón se lo había ganado precisamente Tres esquinas, pero El Yacaré le dejó un buen legado..

Pero en su haber de compositor, creó también temas de largo recorrido como: Hay que vivirla compadre, Todo terminó, Y te dejé partir, El cocherito, El Negro pintos, Cantando olvidaré, Entre copa y copa, Mi fueye cincuentón, Ábranse las pulperías, As de copas, Compadreando, Racial, Todo terminó.

                                                   


Fallecería en Caracas en 1982 y escuchamos a la orquesta de Alfredo Adolfo Attadia en el tango de José María Rizzuti, El cisne, grabado el 12 de marzo de 1953. Y con Armando Moreno, cantando su tema en colaboración con Mario Soto: El yacaré, en homenaje al jockey correntino: Elías Antúnez. Lo dejaron en la placa impresa el 29 de octubre de 1951.

23- El cisne - Alfredo Attadia

09- El yacaré- Alfredo Attadia-Armando Moreno




4 comentarios:

  1. tengo todas las grabaciones de este gran bandoneonista director y compositor de tangos hermosos que enumeraste. eduardo del piano que tuvo que reemplazarlo me conmtaba de la gran responsabilidad que asumia y llego a la orquesta medio tironeado por vargas que se habia chivado con attaddia cuando se fueron juntos porque habia entre ellos problemas de cartel y la cosa no duro un par de meses. un cantor de su orquesta jorge beiro ,que a mi me gusta mucho por su voz de acento grave tuvo problemas porque pacheco lo denostaba.su apellido era honorato y eran de avellaneda .sarandi- asi me lo conto un ex intendente que me pedia le pasara por radio versiones de attaddia con beiro. esta orquesta como rodio ,jose garcia,alessio caldara jose sala ,buzon,piana, gobbi laurenz soyfer tinelli zerrillo y otra que grabaron discos en menor cantidad que las grandes figuras son las que intercalo en mi programa como un reconocimiento y para que los oyentes tengan presdente que fueron orquestas de segunda linea no en calidad sino en popularidad y no te abundo en las que surgieron en la decada del cincuenta,salute juan

    ResponderEliminar
  2. Mi hermano compraba aquellas primeras grabaciones de Attadia. Era un fanático tanguero y esa orquesta tenía fuerza milonguera. El problema fue que duró poco. Salute frate.

    ResponderEliminar
  3. Con relación a la terquedad de nuestros hermanos uruguayos por querer que Gardel sea uruguayo, en la esquina de las calles Rivadavia y Mármol(barrio de Almagro), hay un restaurant muy pequeño llamado "Los Orientales", donde en la primera página de la Carta està una fotografía de Carlos Gardel al pie de la cual dice:"El mejor cantor uruguayo".Muy cerca de allí en Hipólito Yrigoyen y Quintino Bocayuba, está la Basilica de San Carlos,donde hay una placa que dice que Gardel integró el coro del Colegio de Don Bosco-

    ResponderEliminar
  4. No son muchos los que se comieron ese estofado de Avlis. Porque si hubiese sido uruguayo, los traicionó toda la vida, diciendo que nació en Francia y que se había nacionalizado argentino. ¿Quien mintió: ¿Gardel o Avlis? Yo llevo 40 años en España, tengo pasaporte español y argentino y me considero argentino, respetando a España, por supuesto, que me ha acogido, y tengo familiares españoles directos, comenzando por mis padres y continuando con mis hijos. No se puede renegar de la patria. Y Gardel no lo haría.

    ResponderEliminar