miércoles, 21 de mayo de 2014

Pastora

Este tema de Alfredo De Ángelis y José Rótulo pegó fortísimo allá por el año 1948 è anche piú. Fue record de ventas y sonaba a todas horas en radios y vitrolas. Y muy especialmente en todas las calesitas de Buenos Aires. A la orquesta del Colorado, pretendieron degradarla con el apelativo de "Orquesta de calesita", cuando en realidad ese mote devenía de la costumbre de los calesiteros de poner la música de De Ángelis y sus cantores Dante y Martel, porque estaban de súper onda y atraían a madres, muchachos y muchachas con los temas que iban lanzando desde el inolvidable Glostora Tango Club. Ese programa que marcó toda una época en el gusto popular.

                                         
           
En una oportunidad Alfredo De Angelis fue a visitar a Juan Manuel Fangio que tenía una concesionaria de autos en la calle Bernardo de Irigoyen y enfrente de la misma habían colocado una calesita. Fangio, normalmente serio, recibió así al Colorado: "Me voy a ir de acá. Voy a incendiar el negocio. Ya estoy podrido de escuchar siempre los temas tuyos. La voy a incendiar". Era un chiste, claro, pero revela una realidad de ese momento.


La ristra de temas que idearon juntos esta dupla autoral, incluye todos estos temas: Alelí, Como la caperucita, Felicidad, Malambo, Mañanita linda, Mi cariñito, Mi promesa, Nadie quiso más, Pastora, Pimpollo roto, Por qué doblan las campanas, Pregonera. Pastora y Remolino/s. Algunas de estas páginas tuvieron una tremenda difusion en toda Sudamérica, y la orquesta logró convocar a oleadas de milongueros a los bailes para los que fue contratada la orquesta de Alfredo De Angelis en aquella época de grandes y sucesivos éxitos.

José Rótulo
 Curiosamente, Pepe Rótulo, que ya había escrito poesía en Montevideo, tenía un negocio de peluquería. Uruguayo de nacimiento (Rocha 1905), había recalado en Buenos Aires a final de los años treinta y ante el suceso del tango Pregonera, decidió ponerle a la peluquería ubicada en San Juan y Boedo, su propio nombre y apellido. Desde entonces no paraba de atender  mujeres, en sus gabinetes separados.  De Angelis grabó ese tema el 20 de marzo de 1945 con la dupla Dante Martel y en 1962 lo repetiría con Godoy-Mancini.

                                                     


En la revista El Canta Claro de noviembre de 1949, Rótulo explicaba así su alianza exitosa con De Angelis.

-Lo que pasa con Alfredo De Angelis es una de esas cosas raras que pasan en la vida. Es una especie de afinidad artística, es el paralelismo de dos almas que se encuentran un día dentro del arte, en este caso desgranando canciones.

-De Angelis se sienta junto al piano y vuelca en él su estado de ánimo de ese momento, tratando de dar vida musical a ese mismo estado producido por una pena o una alegría; así le nacen esas magníficas melodías  que el público tanto aplaude.

- Cuando me las hace escuchar, se apodera de mí una especie de ensoñación e instantáneamente como si esa música me dictara palabras, escribo sus versos.

                                             


-De Angelis es el músico que me da menos trabajo, su música es tan comunicativa que no requiere tiempo para estudiar el motivo que se ha de escribir. Así ocurrió con Pregonera, Remolino, Alelí, el vals Mi cariñito y Pastora.

- En este último traté de escribir un tema sobre un cuento que cuando chico me contaba mi abuela.  ¿A quien no le contó la abuelita un cuento de una pastora que arreando una majada de ovejas blancas se internaba por caminos y montañas cantando una canción que la abuela trataba de tararear terminando siempre con el sueño del nietito que guardaba bajo sus brazos?

- Alfredo de Angelis es el músico que menos trabajo me ha dado, pues sus tangos siempre se los devolví escritos al otro día de serme entregados, y de esta forma los tocó, sin objetar ni una sola palabra de las escritas por mí.

-El día que escuché los compases musicales de Pastora por teléfono, que me tocó él con su piano, pasé casi toda la noche sin poder concilar el sueño; su música resultaba una especie de embrujo que se había apoderado de mí. Él me dijo: "Pensá en algo y después lo vemos...a mí me parece como un pájaro negro que vuela...no sé...por la fuerza de la música". Esa misma noche escribí sus versos y al otro día se los leía a De Angelis. Por toda contestación recibí un abrazo del joven maestro. No hacían falta las palabras.

                                                     
De Angelis, Rótulo, Isabel (esposa de Alfredo) la esposa de Rótulo y una amiga
    

Con el dinero ganado por su letra de Pastora o La Pastora (los dos nombres valen), edificó en el terreno de su peluquería el espacio para una concesionaria de autos. Realmente las letras de Rótulo no encierran una gran dosis de filosofía, pero acertó sobradamente creando temas que volaron alto. Escribió además con muchos compositores. Su tema Parece un cuento con música de Lalo Etchegoncelay, fue premiado en Uruguay. Algunas otras composiciones que demuestran su acierto son: Como túLlámame y Firuletear del bandoneón con Ángel Domínguez; Como el hornero con Manolo Sucher; Mimí Pinsón con Aquiles Roggero; Canción celestial con Carlos Figari; Tu confidencia con Romeo Gavioli; Nací en Pompeya con Nelly Paredes; Y no volvió con Carlos Cubría y Héctor Gentile; la milonga Repique del corazón con Osvaldo Donato y hasta escribió con Astor Piazzolla el tango Como las golondrinas, para la película Con los mismos colores.

                                                     


Y como arranqué con Pastora, ese tema que sigue dando vueltas, hoy lo vemos a ese dúo que también formó De Angelis, el gran especialista: Roberto Mancini y Juan Carlos Godoy, reviviéndolo con la orquesta del Colorado de Banfield, el autor de la música. Viene envuelto en una alegoría.





2 comentarios:

  1. José María, te felicito por el blog, lo comencé a leer hoy y es excelente!! Soy bailarina, estoy aprendiendo a bailar tango y me encanta la música y la historia del tango. Gracias por tanta información valiosa!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sole. Bienvenida. Y ya bailaremos en alguna pista del mundo.

    ResponderEliminar