lunes, 12 de mayo de 2014

Noches de Sunderland

Los milongueros solemos recrearnos en los recuerdos que, afortunadamente, quedan registrados en discos o material fílmico. El Club Sunderland de Villa Urquiza, en este caso, tiene la sana y hermosa costumbre de invitar a las figuras del tango para que realicen alguna exhibición en la Milonga de los sábados, sin aviso previo y sin preparativo alguno.

Se improvisa con las figuras destacadas del género que están esa noche en la Milonga y los que tuvimos/tenemos la suerte de caer a bailar una noche en que aterrizan por el lugar los muchachos y muchachas acostumbrados al baile de escenario pero con alma de milongueros, y se trenzan en alguna muestra de su talento, nos dejan un regusto especial.

                               


Uno va allí a cenar y bailar, pero un plato extra de este tipo siempre se agradece, especialmente por la generosidad de estas figuras que se sienten allí como pez en el agua, por recurrir a un latiguillo fácil.
Con esa poderosa intuición que nos permite apreciar la experiencia del arte o de la música, degustamos ese plato extra. Y vemos como los viejos milongueros siguen tramando pasos para el olvido.

Con el espesor de la lejanía y el ritmo percutiente de la música volvemos a uno de esos momentos que parten la noche en dos. Soy en este caso sólo un transmisor de sentimientos y experiencias muy comunes. Y me gusta repetir aquello que ha dejado un sedimento importante. Porque como decía Thomas Alva Edison: "No se puede dar marcha atrás al reloj, pero sí se le puede dar cuerda nuevamente".


Y palabreando las sensaciones, podemos ver moviéndose en un mismo territorio emocional a la gran María Nieves con cuatro grandes bailarines: Javier Rodríguez, Pancho Martínez Puey, Carlos Gavito y Miguel Ángel Zotto. Ocurrió una noche del año 2004.  Y le damos cuerda nuevamente a los recuerdos para ver el improvisado momento.













                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada