miércoles, 26 de febrero de 2014

Desde el alma

Este valse Boston, lo compuso Rosita Melo (Rosa Clotilde Mele) cuando apenas tenía 14 años. Había nacido en Montevideo, pero sus padres italianos se trasladaron a vivir en Buenos Aires, con toda la familia cuando ella tenía apenas dos años. A los cuatro años ya chapurreaba en el piano, que luego estudiaría y se recibiría como profesora del mismo con matrícula de honor.

Rosita se casó con Víctor Piuma Vélez, poeta y pintor aficionado, a sus 25 años de edad, y aquel vals Boston, pariente del waltz autriaco, había caído en manos de Roberto Firpo, dos años antes, y con algunos pequeños arreglos, el maestro lo transformó en un vals criollo, o mejor dicho: porteño, y lo grabó en 1920 con su orquesta.
                                    
                           

Desde entonces se convirtió en un clásico y fue consagrado mayoritariamente como el valsecito romántico y representativo por antonomasia de esta especie, en el vademécum tanguero. Lo han interpretado músicos y cantores de todo pelaje, conjuntos de guitarras, cancionistas y ha dado la vuelta al mundo junto con los tangos más famosos.

Víctor Piuma era empleado del Ministerio de Hacienda y le fue poniendo versos a todas las creaciones de su esposa. Entre otras, a Desde el alma, aunque los mismos no trascendieron mayormente. cosa que en cambio, sí sucedió con la melodía que se hizo muy familiar en todas las casas, bailes, casamientos, serenatas y guitarreadas.

                                           
Rosita Melo

En 1948, Homero Manzi, llama a la casa de Piuma-Melo, en la calle Varela, del barrio de Flores, para solicitarle a Piuma la posibilidad de hacerle una nueva letra al ya famoso valsecito. Ocurría que la anterior no se adaptaba a lo que precisaba Hugo  del Carril para cantarlo en la película Pobre mi madre querida, que se comenzaba  a filmar, con Hugo, Emma Gramática y Aída Luz, como figuras centrales. Y la nueva letra debería estar referida a la madre. Piuma aceptó encantado, Manzi hizo los versos y los firmaron junto a Piuma Vélez.

                                

Y el valsecito volvió a cobrar nuevas alas con esa interpretación de Hugo del Carril y la grabación de Nelly Omar con la orquesta de Francisco Canaro. Y ya en 1979, durante una larga gira por todo el Japón, de Osvaldo Pugliese con su orquesta, el maestro propuso hacer un arreglo entre todos del hermoso tema, que seguía estando en el alma popular. La lejanía, la nostalgia, inspiró a los músicos, Arturo Penón, bandoneonista de la orquesta fué quien más puso en dicho arreglo y salió esa maravillosa versión que volvió a ponerlo de moda en las milongas de todo el mundo.

Hoy podemos retrotraernos a 1934, cuando Félix Gutiérrez canta la primitiva letra de Desde el alma con el Trío Los nativos. El mismo estaba integrado por Renzo Massobrio en acordeón, Juan Caldarella en guitarra y José Percuocco en violín, aunque algunas veces alternaban otros músicos.

Desde el alma- Trío Los nativos -Félix Gutiérrez


Y podemos verlo a Hugo del Carril cantando los versos de Manzi-Piuma, en la película Pobre mi madre querida, que dirigieron Homero Manzi y Ralph Pappier con música de Alejandro Gutiérrez del Barrio, en 1948. Hugo lo baila incluso, con Graciela Lecube.


                                


No hay comentarios:

Publicar un comentario