domingo, 23 de febrero de 2014

Ambrosio Rio

Los nombres que enriquecieron y enraizaron al tango en la sociedad rioplatense, son tantos y tan poco conocidos en muchos casos, que siento la necesidad permanente de rescatarlos del olvido y filiarlos en estas columnas que dan algunas vueltas por el mundo, y refrescan sus imágenes.

Cuando el domingo asolea, por no hacer de perezoso, le robo la inspiración a Homero Manzi y con su misma nobleza de arrabal, lo traigo al blog a este payador y creador de muchos temas, que nació en Nápoles, Italia, y a los dos meses estaba berreando en Buenos Aires con sus padres, huyendo de las guerras y la pobreza, como tantos compatriotas que encontrarían  en Argentina su nueva patria adoptiva.

Ambrosio Rio con su voz y su guitarra
Era la época de los payadores criollos que tanto tuvieron que ver con la proliferación de la milonga y ciertos valsecitos, como Pobre mi madre querida o Tu diagnóstico, ambos atribuidos a José Betinotti, el romántico zapatero remendón del barrio de Boedo que fuera fue íntimo de Rio, y estuvo acompañado por éste en su temprana muerte.

Además de animar grandes veladas teatrales en payadas con los grandes del momento: los Cazón Gabino Ezeiza, Vieytes; le editaron doce libros de poesías que mostraron su respeto por aquellos rincones pampas de la vieja Buenos Aires y el Abasto donde conoció al Gardel temprano que basaba su repertorio en canciones criollas, llegando a establecer entre ambos una sólida amistad, compartida en veladas de canto, de trasiego de copas y enormes puchereadas.

Precisamente Gardel, que lo llamaba Capichela, su apodo -por Capicci del verbo entender en italiano- le grabó las zambas El Anillo y Rosarito la serrana; los estilos El zaino colorado y el El paisano Contrera; los valses Riojana mía y Tu vieja ventana; la cifra Pobre mi gaucha y la milonga Canción agreste (Milongón).

                                         


Ambrosio Rio fue uno de los arquetipos fundadores de la raza de aquellos troveros criollos. Además de su estro natural, que el poeta tanguero José Rial ponía siempre como ejemplo, fue muy querido en el ambiente y colaboró en la creación de otros temas muy difundidos con Juan de Dios Filiberto, Ignacio Corsini, Mario Pardo, Guillermo Barbieri o Juan Maglio Pacho.

                                         


Yo lo retorno del olvido con este valsecito, Riojana mía, letra y música de Rio,  que Gardel le grabó en 1931, año de la muerte del poeta, acompañado por las guitarras de Barbieri y Riverol. Y por la orquesta de Ricardo Tanturi, con las voces de Enrique Campos y Roberto Videla, el valsecito Tu vieja ventana, que lleva música de Guillermo Barbieri y fue grabado el 23 de octubre de 1945.

Riojana mía - Carlos Gardel

20- Tu vieja ventana - Tanturi-Campos-Videla






No hay comentarios:

Publicar un comentario