martes, 11 de febrero de 2014

Abandono

Hay días en que uno se levanta con una melodía y unos versos en la cabeza, que se niegan a abandonarnos. Esta mañana andando por las calles madrileñas entre el frío, la lluvia y la nieve, no sé porqué se me coló en el alma esa hermosura de tango y esos versos impresionantes de Homero Manzi.

Y me repetía el sonsonete que yo musitaba entre dientes:

Llega el viento del recuerdo aquel
al rincón de mi abandono...

Y así una y otra vez:

y entre el polvo muerto del ayer
también volvió tu querer.


¡Qué bárbaro! Cuando uno regurgita versos de tango casi olvidados, va comprendiendo más la grandeza de los mismos. Y la música de Pedro Maffia le da ese tono mate que tenía su fueye maestro envolviendo la historia que teje el gran Homero. En principio el tango era instrumental, se llamaba Amarguras, y así lo registró el sexteto de Julio De Caro en 1928. Cuando cayó en manos de Manzi, que siempre tenía historias que le carcomían el alma, lo agarró al vuelo y soltó su misa.

Ya conté en otra oportunidad esta historia: 
Piana, Manzi, Cátulo Castillo, el padre de éste y Maffia que noviaba con la hermana de Piana, constituyeron una especie de clan creador que ennobleció el género en todo sentido. Una tarde que se encontraban en casa de Piana, cuyo padre era peluquero y músico aficionado, muy amigo de José González Castillo, el progenitor de Cátulo; estaban Manzi y Maffia hablando de tangos y salió Amarguras en la charla.


   
Genios: Laurenz, Maffia, Ciriaco, Marcucci, Piana y Manzi
                                                        
Manzi le dijo: "Lindo tanguito para ponerle una letra". Maffia tomó su fueye lo hizo sonar al compás de Amarguras, y mientras lo tarareaba, Homero tomaba apuntes. Lo que ellos llaman el "monstruo", según definición de Cadícamo.

Dos días más tarde, Homero le llevó la letra  a un café que estaba cerca de la radio, donde actuaba el Pibe de Flores con su orquesta. Maffia se entusiasmó con la poesía y el tema quedó terminado en el acto. Se procedió a ponerle el nuevo título sugerido por Manzi: Abandono, pues la letra trata sobre este tango, que fue un golazo desde la salida-
Y así sigue la misa-confesión de Homero:

Yo no sé si vivirás feliz
o si el mundo te ha vencido
viviendo sin querer vivir
buscás la paz de morir.


¡Cómo podía decir estas cosas en verso y acoplarlas a la música como si tal cosa!. ¿Tal vez presentía su temprana muerte y quería escriturar sus historias vividas a tumba abierta?

Duda de tu ausencia y de mi culpa
pena de tener que recordar
sueño del pasado que me acusa
manos que no quieren perdonar,


Tantas cosas en sólo una cuarteta y tan desgarrantes. El tango, denigrado por nuestros gobernantes y la aristocracia patria, que no saben lo que se perdieron con su soberbia e ignorancia. El pueblo sí que supo valorar a estos talentos que hoy están reconocidos en nombres de calles, plaquetas y bustos.

Pedro Maffia
dolor amigo de estar con tu sombra
remordimiento de saberte buena
dolor lejano de oír que te nombran
las voces muertas que se obstinan en volver.


Homero le pidió permiso a su amigo Maffia y le incrustó este desgarro que no se me va de la cabeza.

Ya no sueño que retornarás
al fracaso de mi vida
ni tampoco que en tu palpitar
tendré un afán para andar.
Sólo quiero que si estás también
en la cruz del abandono
sepas olvidarme en su perdón...
Total, mirá lo que soy.


¡Por favor! Que me ponés la piel de gallina, pelado querido, poeta máximo, hermano del sur de Buenos Aires, faro de la noche porteña y sus escribas, numen de Pichuco.  

Pena de tu ausencia sin retorno
pena de saber que no vendrás,
pena de escuchar en mi abandono
voces que me acusan al llegar.


                                                
 Ay, ay, ay... ¡qué dolor, hermano!, cómo sangra tu cuore. Lacerantes nostalgias de los amores truncados que dejaron cicatrices y perduran en páginas maravillosas como ésta.

Dolor amigo de estar con tu sombra
remordimiento de saberte buena
dolor lejano de oír que te nombran
las voces muertas del ayer feliz.
 


Difícil que se me vaya del balero porque acá estoy castigándome el cuore con la versión tremenda de la orquesta de Pedro Laurenz, ese arreglo espectacular del propio Laurenz y la voz de Héctor Farrel. Lo registró el 24 de enero de 1937. En las milongas pega fuerte y por suerte lo pasan seguido. Yo, al menos. El fueye cadenero de Pedrito marca pautas excepcionales. ¡Y esas variaciones suyas...!
¡Per favore signore!

02- Abandono - Pedro Laurenz-Héctor Farrel

 

 






 

2 comentarios:

  1. otero segun del priore este tsngo estuvo en el repertorio de los inicios de pichuco yo tejuanngo la grabacion de laurenz con hector farrel creo que no lo grabo linares

    ResponderEliminar
  2. Así es. En la nota dejo claro que el cantor fue Héctor Farrel.
    Un abrazo. jm

    ResponderEliminar