viernes, 13 de diciembre de 2013

¡Leguisamo solo!

Este legendario jockey uruguayo, no sólo fue íntimo amigo de Carlos Gardel, sino que le corrió varios de su caballos. Además tiene un record impresionante. En su longeva actuación sobre el lomo de los pur sangs, corrió 12.700 carreras y en los hipódromos argentinos obtuvo 3.200 éxitos.

En el año 1925, Modesto Papávero compuso el tango que Gardel hizo tan popular: ¡Leguisamo solo!, al grabarlo ese mismo año, con el acompañamiento de José Ricardo en guitarra. Lo volvería a dejar en el disco dos años más tarde acompañado por Ricardo y Barbieri.

                                

Gardel grabó numerosos temas turfísticos, que era una de las grandes pasiones de los argentinos pero, por sobre todos ellos: Por una cabeza, que compuso con Alfredo le Pera para la película "Tango Bar, en 1935, fue el más famoso y reconocido de todos ellos, e incluso la música que él creó para ese tango, lo tocan hoy orquestas de todo tipo en el mundo entero.

                                 
               

En la milonga Soy una fiera, de su antiguo compañero Francisco Martino,  la última estrofa le permite al zorzal criollo recrear su amistad con el Pulpo, como llamaron a Legui por su modo de apilarse:

Pero cuando tengo el paco,
esto es con poca frecuencia,
sin tanto grupo ni ciencia,
cato el programa ¡y ya está!              

¡que paga tres bataraces!  
pero afana no hay reclamo,
no hay que hacer, pa' estas papas,
me lo elijo a Leguisamo. 



Hoy lo traigo al Blog para que nos recreemos con este hermoso poema que le dedicó a Legui, el escritor y poeta del barrio de Boedo,  Mario Jorge De Lellis. Una belleza.














 Leguisamo

Uno lo vió otra vez y lo vió otra.
Lo silbaban boletos noplacé,
lo festejaban gordos ganadores.
Se enamoró de él disco tras disco,
agazapada gorra, método loco
de entrar con el pulmón a rienda suelta,
físico fácil familiar,
agallas agauchadas agarrando
la vida codo a codo.

Era capaz de hacer ganar nonatos,
parejeros bicochos, sementales.
Capaz de jinetear una merluza,
un hígado, un vaivén, un pararrayos.
Capaz de desafiar a un coronel,
a un tifus, a una tiara.
                                                                                         
Uno pensó: paseos, pasadores,                                       
bandera verde, hocico,
volátil esperanza palospobres,
pulso metido y prometido.

Uno supo que en todo buenosaires,
en mesas de café, en liados ayeres,
en desaprovechadas pausas semanales,
Leguisamo y Gardel en Niza-Francia
se enajenaba el tiempo con su nombre.

Sabe sus modos de acudir al grito:
mono, maestro, tuerto, pulpo, eximio.
Lo sabe hipotecándose la suerte,
metalizando sábados-domingos.

Por eso quiere a leguisamo:
muñeca, pelo en pecho, corazón,
látigo, hamaca, vista, refusilo.


De: "Hombres del vino, del álbum y del corazón", Editorial Lautaro, 1962

Mario Jorge De Lellis (1922 / 1967, Buenos Aires, Argentina

Y escuchamos el tema con estribillo que grabó Juan Maglio Pacho, el 10 de Octubre de 1927: ¡Leguisamo solo! 

06- Leguisamo solo - Juan Maglio Pacho





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada