miércoles, 11 de diciembre de 2013

Día Nacional del Tango

Siempre tiene que haber una iniciativa particular en Argentina para sacar adelante proyectos que patenten efemérides, recordando y festejando fechas que atañen a la cultura popular. Esas que las clases gobernantes tardan años en asimilar como patrimonio cultural, precisamente.

Fue en este caso Ben Molar (Moisés Smolarchik Brenner), amigo de Julio De Caro, que, yendo hacia la casa de éste para festejar su cumpleaños, cayó en la cuenta de que era el mismo de día de nacimiento de Carlos Gardel aunque en diferente año. Y comenzó a planear esa perspectiva de consagrar el Día Nacional del Tango. Corría entonces el año 1965.

                       


Después de mucho pelearla con las autoridades municipales consiguió que sacaran el Decreto Nº 5830/ 77 -doce años más tarde-,  por el cual la Ciudad de Buenos Aires consagraba ese día. No quedó conforme con ello y fue más allá, a convencer al gobierno nacional, incluso con "amenazas" de realizar un evento extraordinario en el Luna Park y dejarlos a ellos afuera. Y así nació el Decreto Nº 3781/77,mediante el cual el Gobierno de la Nación Argentina declaraba el 11 de Diciembre de cada año, como: El Día Nacional del Tango.

Di Sarli, Troilo, De Caro, D'Arienzo y Rufino. Grandes del Tango
                                             

 Una noche, en el desaparecido Restaurante Fechoría de la Avenida Córdoba, donde concurrían las estrellas populares argentinas y extranjeras, estuve charlando largo rato con Ben Molar, que cumplía años y lo estaba festejando con su gente y amigos. Y entre otras cosas hablamos de lo que le costó sacar éso adelante. Yo ya me había venido a España y luego mantuvimos contacto epistolar.

                                        
Pero muchos años antes, en el mundo habían reconocido al tango de varias maneras. Por ejemplo: La Organización de la Aviación Civil Internacional lo  incluyó allá por los años sesenta, entre los veintiseis vocablos de su código-abecedario usado en las transmisiones de todas las torres de comando, para mencionar, sin lugar a dudas las iniciales que, antepuestas a una numeración, identifican a los aparatos. TANGO es la palabra que en el Código corresponde a la letra T, pues dicha Organización ha estimado que de las comenzadas con tal letra es la más conocida a nivel mundial.

                           

En este día tan sentido para todos los amamos al Tango y lo sentimos en profundidad, voy a traer a Gardel acompañado por el violín de Julio De Caro, en la película "Luces de Buenos Aires", filmada en París (Joinville) en 1931, dirigida por el chileno Adelqui Millar. De Caro estaba casualmente con su orquesta en la capital francesa y Gardel lo invitó a participar en la película, acompañándolo. Y Julio con su violín, Pedro Laurenz en el bandoneón y Francisco De Caro -fuera de cámara- al piano, secundan con su música a Gardel en el tango de Manuel Romero y el propio Gardel: Tomo y obligo, que casualmente sería el último que cantaría 4 años más tarde en Bogotá, cuando lo esperaba en Medellín la fatalidad.

                                             


El argumento de la película lo escribió precisamente Manolo Romero que estaba también en París con una compañía de revistas que encabezaban Gloria Guzmán, Sofía Bozán y Pedrito Quartucci. Luis Bayón Herrera, que iba con ellos, participó en el guión del filme, estrenado en 1931. Y la gente de la compañía trabaja en la película.

                                            

Y para acompañarnos en este día también traigo al Sexteto de Julio De Caro, con esos dos grandes del fueye: Pedro Laurenz y Pedro Maffia, haciendo el tango de estos dos últimos (letra de José De Grandis): Amurado, grabado el 9 de diciembre de 1927.


Amurado- Sexteto Julio De Caro

 













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada