miércoles, 23 de octubre de 2013

Rosamel

Después de bailar anoche dos hermosas tandas del maestro Carlos Di Sarli, en la milonga que organizo los días martes en la Discoteca Verdi (Noches porteñas), me queda esa hermosa sensación que transmite el pianista de Bahía Blanca con su maravillosa orquesta, y que se refleja en la actitud de los bailarines.

Y entonces sigo buceando en mi discoteca con sus grabaciones y extraigo este valsecito que hizo época y que grabó en dos oportunidades. La primera la registró con su Sexteto en 1930 con el cantor  Santiago Devin (Devincenzi) y la letra , bastante cursilona por cierto, le pertenece a A.T. Oro, de quien no sabemos más datos, y a quien no se le conoce ninguna otra obra.
   
                                                   
                                               
Devin fue un cantor que tuvo su cuarto de hora acompañado por el éxito, y Alfredo Gobbi me aseguró en una oportunidad, que en algún momento le ganó en concurrencia a sus actuaciones en teatro, al mismo Carlos Gardel. Me costaba creerlo pero Gobbi no acostumbrada a decir pavadas y es posible que haya ocurrido eso.

La primera orquesta de Di Sarli con el cantor Ignacio Murillo
La música de este valsecito es romántica y merecía unos versos de más calado que los originales. Por eso  el maestro le encomendó a su socio de tantas bellas páginas, Héctor Marcó (Marcolongo), que escribiera una nueva letra para Rosamel. Así lo hizo este inspirado y fecundo ex cantor, y el vals reverdecido ahora y engalanado por la voz de Roberto Rufino, se grabó el 11 de diciembre de 1940. A este maravilloso cantor del barrio del Abasto, al que le faltaba menos de un mes para cumplir los 19 años, lo seguía entonces una barra enfervorizada y bien que se había ganado su temprana fama.

                                               

Yo les dejo las dos versiones para que se entretengan cotejándolas, y aunque sabemos que no hay color entre una y otra, también como atenuante vale la pena recordar que entre el Sexteto y esa consagrada orquesta hay una diferencia notable, aunque ya se entrevea en el primero al gran director que viene trabajando duramente para llegar al éxito.

                                       


Entre el 17 de Octubre de 1930 de la primera grabación y el 11 de diciembre de 1940 de la segunda, hay diez años de diferencia. Y el Maestro venía caminando hacia la gloria.

014- Rosamel- Sexteto Di Sarli-S. Devin

Rosamel - C.Di Sarli-R.Rufino

No hay comentarios:

Publicar un comentario