domingo, 6 de octubre de 2013

El jingle de Geniol

Al haber pasado las 600 entradas en el Blog, en esta mañana de domingo con un hermoso solcito otoñal, vuelvo la vista atrás y me encuentro con la primera nota que publiqué como debut: El jingle de Geniol, que hizo popular el oriental Roldán.

La nota decía textualmente:

                                      
Si lo habremos tomado para resfríos, dolores de bocho, resaca (guayabo colombiano), calavereadas...
Si habremos escuchado el jingle en la cancha, durante el intermedio, cantado por Carlitos Roldán….
Iba en un paquete con “Palmieri hermanos / relojes y regalos…” y “Si su piloto no es Aguamar / no es impermeable lo puedo asegurar”.

Y afuera del estadio aquella oferta:  “¡Se agota el Alumni se agota…!”… y tenían una pila infernal…

Si habremos oído aquello de: “Geniol, el gran calmante argentino de triple fórmula, presenta”:…

Sí, todo aquello algo naïve de: “calma, entona, descongestiona”.

           
       
La publicidad inicial de la radio  lo vendió como grabado por Gardel. En realidad es el mendocino Juan Carlos Marambio Catán quien la canta, en un tono gardeliano. Y no se trata del invento de un publicista muy listo, sino un extracto del tango: “Venga de donde venga”, de los hermanos Antonio y Jerónimo Sureda, los de Boedo y los valsecitos.

Para arrancar el sábado con la nostalgia de aquellos avisos que se nos quedaban cercanos, familiares…

Y lo reproduzco tal cual.

Venga de donde venga - Juan Carlos Marambio Catán 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada