jueves, 22 de agosto de 2013

Flor de tango

Se trata del primer tango que incluyó en su repertorio Osvaldo Pugliese, de uno de los integrantes de su orquesta. Flor de tango, del violinista uruguayo Julio Carrasco inauguró con este tema una serie de páginas maravillosas, compuestas por sus compañeros o sucesores en la orquesta del pianista de Villa Crespo.

El Tano Ruggiero aportaría temas como NN o Catuzo; Cacho Herrero se luciría con Nochero soy, Spitalnik con Bien milonga; Caldara dejaría Patético o Pasional; Gilardi aportaría Don Aniceto (por Aniceto Rossi) o El embrollo; Balcarce se luciría con Si sos brujo, La bordona,  y así sucesivamente  desde el debut de Carrasco con su Flor de tango, los músicos de Pugliese se vieron involucrados totalmente en la composición y los arreglos.

                                           
 Julio Carrasco estuvo en el momento fundacional de la gran orquesta de Osvaldo Pugliese, la que arranca el 11 de agosto de 1939 en el mítico Café Nacional de la calle Corrientes 980, al lado del Teatro, y se mantuvo durante 25 años en la orquesta, lo que habla de su calidad de instrumentista y de su fidelidad al estilo y la marca Pugliese.

Aquella orquesta inicial que Pugliese recordó siempre con gran cariño y añoranzas, formaba con Enrique Alessio (primer bandoneón) Osvaldo Ruggiero y Luis Bonnat en fueyes; Enrique Camerano (primer violín), Julio Carrasco y Jaime el chino Tursky en violines; Aniceto Rossi en contrabajo, el maestro director al piano y Amadeo Mandarino como cantor.

La orquesta de Pugliese con Alberto Morán
Hacía cinco días que Osvaldo Pugliese había salido de la cárcel, donde había estado por sus ideas políticas cuando arrancó la orquesta en esforzados ensayos a toda máquina. Recuerda Beba, la hija de Don Osvaldo, que el dueño del Café era un gallego apellidado Prado. Y como existía la posibilidad de que el director no pudiese salir de la cárcel para el debut, unos días antes el chino Tursky lo encaró a Prado y le avisó que tal vez el director no pudiera estar al piano.

El dueño del Café, que era democrático y progresista -según Pugliese-, le respondió:
-En cinco días ustedes debutan, con Pugliese o sin él. Y cuando salga de la cárcel, que venga a tocar.
Y también rememoraba mi querida amiga Beba: "Cuando terminaban la actuación, cada día a las siete de la tarde  Mandarino -comentaba mi viejo-, tenía un cochecito, y en él íbamos con el Chino Tursky a recorrer todos los clubes ofreciendo la orquesta." 


                                 
Julio Carrasco fue un destacado violinista que actuó en orquestas de Montevideo, antes de arribar a Buenos Aires y enrolarse en la orquesta inicial de Pugliese. Aparte de sus dotes musicales produjo varios temas que mostraron su capacidad de compositor y que fueron registradas por la orquesta de Don Osvaldo. Flor de tango, De floreo o Mi lamento, bastan como muestras de su talento en ese sentido. Después de retirarse de la orquesta, tras 25 años de actuación en la misma, al poco tiempo optó por alejarse de la actividad en 1966.

Lo recuerdo en dos tangos: el citado Flor de Tango, grabado por  la orquesta de Osvaldo Pugliese el 28 de agosto de 1945. Y De floreo, también de su autoría, registrado por Pugliese el 3 de mayo de 1950.

05- Flor de tango - O.Pugliese

12- De floreo - O. Pugliese


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada