miércoles, 10 de julio de 2013

Para milongueros

El tango lo inventaron los bailarines negros que danzaban con temas inventados sobre la marcha, y sin partitura alguna que pudieran leer los músicos, que en aquella época eran generalmente empíricos y no conocían la notación.

En la época dorada del tango, los milongueros fueron los que obligaron a las grabadoras y las radios a aportar material fresco permanentemente y a ello también obedeció la gran demanda de músicos, cantores y orquestas. En esas tres facetas que encierra  esta música ciudadana: Música, Poesía, Danza, el baile ha sido, por lo general lo que le ha permitido tener un impacto enorme en la popularidad de sus grandes momentos. Y en la actualidad en todo el mundo.
                                                       

Por supuesto están los degustadores de la música que poblaban los Cafés de la Boca y posteriormente los céntricos, tan famosos. Pero las multitudes acudían detrás de las orquestas para bailar con ellas y cada una de ellas tenía su propia y fervorosa hinchada. Incluso bailar con grabaciones de esos conjuntos se convirtió en una manantial para innumerables clubes de barrio de Buenos Aires.

Las orquestas de más arrastre fueron las de Juan D'Arienzo, Osvaldo Pugliese, Aníbal Troilo y Carlos Di Sarli. Cada una de ellas con un suceso impresionante y vendiendo discos sin cesar. Hubo conjuntos que venían detrás de éstos, muy cerquita, empardándolas en muchos casos y que dejaron un recuerdo maravilloso en forma de grabaciones. Ángel D'Agostino, Alfredo De Ángelis, Ricardo Tanturi, Pedro Laurenz, Rodolfo Biagi, Alfredo Gobbi, Miguel Caló, Francini-Pontier, Osvaldo Fresedo, José Basso. O más adelante Héctor Varela, Fulvio Salamanca y  otros posteriores, pero ya había pasado la gran época de oro.

                           
Setenta años más tarde, y ésto sí que es noticia, seguimos bailando con aquella música, lo que habla del calibre milonguero que tuvieron esas grandes orquestas, que sucedieron a las de Francisco Canaro, Roberto Firpo y Julio De Caro, geniales precursores  de los que vendrían detrás de su estela.

                                   

Cómo hicieron para diferenciarse tanto que es posible identificarlas en los primeros compases, es algo que habla de la gran personalidad que tuvieron sus directores para darle una estructura tan clara y distinta al resto. Algunos como Troilo, por ejemplo, fueron pasando de un sonido muy rítmico (la influencia del pianista Orlando Goñi fue notoria) a una configuración más melódica y atenta a la performance de sus grandes cantores.

También le sucedió a Di Sarli, pero en este caso, el hombre de Bahía Blanca sólo atemperó algo la velocidad de ejecución sin perder nunca el tono milonguero tan hermoso que supo generar. Conducido por sus manos maravillosas desde el piano, dentro de una estructura armónica sencilla y sin grandes arreglos, dándole primacía a las cuerdas en detrimento de los bandoneones, el resultado es sencillamente un regalo para los bailarines.
                              

Juan D'Arienzo encontró el filón en sus pianistas que estremecieron el teclado y los pies de los bailarines, golpeando en stacatto en los cuatro compases y revitalizando el tango. Aunque tampoco destacara por su arreglos, la fuerza rítmica de esa orquesta es incomparable y aún hoy sacude las fibras de los milongueros. Aunque en el final de su carrera abusara de letras banales y caricaturizara su papel conductor, bailar D'Arienzo sigue siendo un plato fuerte. Muy fuerte.
                           
                                         
Osvaldo Pugliese fue la contrafigura. Con La yumba apuntó lo que sería su estilo. Una modalidad inspirada en el espejo de Julio De Caro, pero agregándole su propia fórmula. Golpeando en el primero y tercer tiempo de cada compás, con una gran marcación rítmica y unos arrastres  que lo caracterizaron, fue el que mantuvo una línea permanente y evolutiva , basado en los arreglos que hacían sus propios músicos y él mismo. Trabajando cada tema hasta el agotamiento, para  lograr unos resultados que a veces nos llevan a volar por las nubes. Pero no es fácil bailar Pugliese. Los bailarines mecánicos que hacen todo igual, jamás entenderán su música. Los más sabios lo disfrutan a tope.

Y para no hacerlo muy largo, vamos a escucharlos. Por Aníbal Troilo (7-9-1938) y Carlos Di Sarli, (30-10-1945) el tango de Agustín Bardi: Tinta verde. Y por Osvaldo Pugliese (13-12-1968) y Juan D'Arienzo (5-3-1937), otro tangazo de Bardi: Qué noche

              
                                        

   Y ¡A bailar...a bailar..., que la orquesta se va!

Tinta verde - Carlos Di Sarli

02- Tinta Verde - Aníbal Troilo

Qué noche - Osvaldo Pugliese

15- Qué noche - Juan D'Arienzo


3 comentarios:

  1. juantangos@hotmail.com11 de julio de 2013, 13:44

    tinta verde es uno de los pocos tangos quiza junto con la cumparsita de 1943 en los cuales di sarli utiliza un solo de violin en este caso curiosamente en los compases finales seguro que el violinista le habra hecho una gran gauchada ja.... abrazo amigo

    ResponderEliminar
  2. estimado amigo tanguero suelo hacer un humilde programa de difusion del tango en una radio de lanus los dias jueves a las 14 horas y sale por internet en la señal www.plus radio am 1300.com y usted con sus vivencias y su fervor tanguero y sus anecdotas y recuerdos evocativos me nutre con sus conocimiento.tengo ya casi 70 inviernos y a los 7 años quede tocado por la voz de edmundo rivero cuando lo escuche cantando la viajera perdida y alli para toda la vida me prendi de pichuco y del tango .pero la puta madre el tango se expande en mi cerebro baja raudamente a mi corazon y de alli no pasa no baja a mis piernas otrora habilidosas en la gambeta el sobrepique o el puntinazo ,carajo no se bailar e4l gotan me pierdo la conjuncion perfecta musica poesia y danza justamente el aspecto que todavia le da vida aperpetuidad a esta musica sensacional ojala a usted milonguero de ley le respondan las tabas hasta el ultimo aliento abrazo y que los bolonquis de españa no le lleguen

    ResponderEliminar
  3. el anterior mensaje pertenece a juan tangos@hotmail.com que quiere amigo esto de la internet es medio chino para mi que soy del tiempo del combinado y el wincofon

    ResponderEliminar