domingo, 14 de julio de 2013

Omar Gianmarco

El Quinteto que  dirige este músico y cantante, se zambulle y bucea en los géneros  vecinos del tango, sin despreciar a éste, pero interpretándolo a su manera. Además de la milonga y el candombe. Puede que le choque a los puristas, pero hoy es domingo, hace mucho calor en Madrid y la piscina me está esperando. Y creo que hay que darle un lugar a esta gente que hace tiempo lleva trajinando con bastante éxito en un cancionero nuevo.

Por eso voy a extraer de los varios CD que ha grabado, un tema de su autoría como compositor y letrista. Y lo interpreta él mismo, acompañado por Mariana Cañardo en violín y metalofón; julio Locatelli al acordeón: Alejandro Nuin en flauta,  y Diego Settón a la guitarra eléctrica y coros.

                               

Han colaborado con él en diversas oportunidades aartistas de la talla de León Gieco, Kevin Johansen o Arthur de Farías, además de otros colegas importantes. En 2001 registró su primer disco (Por esos barrios) y sigue en la brecha. Del mismo extraigo esta milonga candombeada muy lunfa sobre las peripecias de un cafisio (proxeneta).

El tema es realmente ingenioso, se llama: Renová el stock, está incluido en el CD "Por estos barrrios" y vamos a entretenernos escuchándolo. Aclaramos que el "ocho cuarenta" es el proxeneta que vive de las mujeres y se le llama así por tratarse del número de la Ley de Policía que los persigue.

01- renová el stock - Omar Gianmarco Quinteto


Y acá vemos la letra completa.



Renová el stock

De chiquito ya soñabas
con ser un ocho cuarenta
mantenido por las minas
darte una vida mejor.
Copetín vuelta de perro
controlar mercadería
y después gastar los dados
hasta ver salir el sol.
Que se mueran de la envidia
los cosos en el boliche
que te importe tres carajos
la yuta y moralidad.
Vos naciste en cuna de oro
y esta vida mereciste
que si algo te juraste
es no laburar jamás.

Tenías en tu reparto
carne pa´ todos los gustos,
la gorda Clara, la Matilde
y la francesita Inés,
que aunque no era francesita
y había nacido en Wilde,
hacia que los chabones
le batieran mademoiselle.
Y así pasaban las noches,
vos colgado en una rama
y en la calle las fulanas
haciendo la producción.
En tu orgía de placeres,
en tus noches de jarana,
no se te cruzo la idea
de renovar el stock.

Pero una noche la suerte
que es una mina fulera
torció tu lunga carrera
de cafiolo triunfador
se piantó la francesita
atrás de un ruso cualquiera
que yugaba de payaso
en el circo de Moscú.
Y a la gorda de a poquito
fue llegándole el vencimiento,
ya no te dejaba un vuelto
ni pa´ garpar el vermouth.
Pa´ colmo la clientela cambió su comportamiento...
y tener que laburar con trabas
(por Dios!)
Dios te libre y te dé salud.

Y ahora que llegó la mala
habrá que irse a baraja,
guardarse por un tiempito
curtir el bajo perfil
que si la cosa no cambia
si no repunta el negocio
a tu tierna madrecita
vas a volver a vivir.
 











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada