jueves, 4 de julio de 2013

El Negro Maciel

Digno continuador de aquellos afroargentinos que fundaron el tango y dejaron páginas de gran calidad, Enrique Maciel fue un músico con mayúsculas, tanto en su faceta de compositor como de ejecutante de bandoneón, armonio y guitarra.

En el mismo colegio religioso al que lo mandaron sus padres, un fraile experto le enseñó las primeras nociones de música y a tañer el armonio y la guitarra. Al principio tocaba el bandonéon como autodidacto, pero luego también tomó clases y llegó a dominar a la perfección los tres instrumentos, por lo cual la RCA Víctor lo contrató como acompañante de algunos cantantes y dúos.

En realidad, a lo largo de su carrera estaría signado por esa función de acompañante de cantores. Ya había secundado a Rosita Guiroga con el armonio, o en yunta de guitarras con José Aguilar. Y su mayor logro en tal sentido, fue su larga carrera junto a Ignacio Corsini en un trío guitarrero de lungas mentas, con  Rosendo Pesoa y Armando Pagés. Este último reemplazó a José Aguilar, en 1928.

Desde 1925 a 1943 el Negro Maciel permaneció junto a Ignacio Corsini. Durante esa feraz etapa, la dupla autoral que integraría con el poeta Héctor Pedro Blomberg, resultaría la fuente nutricia de los grandes éxitos del rubio cantor. Nada menos que 36 piezas idearon entre Blomberg y Maciel y la primera que compusieron fue La pulpera de Santa Lucía, que tantas satisfacciones les dio a los tres.

                                   
Maciel, Corsini, Pesoa y Pagés
Blomberg, un poeta alto, rubio, elegante, de ojos celestes, periodista, poeta, viajero incurable, y el Negro Maciel, se conocieron por intermedio de Carlos Geroni Flores. Ya había intentado Blomberg en 1925 que Corsini le estrenara una pieza teatral que habían creado con Pablo Suero, cuando el cantor estaba en el Teatro Apolo con su propia compañía, dirigida por Alberto Vacarezza.

Recién tres años más tarde Corsini le pediría un tema a Blomberg y éste le llevó La pulpera al Negro Maciel que lo convirtió en un hermoso vals. El cantor nacido en Italia  lo grabó el 22 de abril de 1929, aunque lo estrenó en Radio Prieto, y sigue girando exitosamente pese al paso de los años.  Durante 10 años, Corsini grabaría 15 temas del increíble dúo: Blomberg-Maciel, muchos de ellos relacionados con la época rosista y la Buenos Aires de 1830 y 40.

   También compondrían entrambos un tango que lleva la imaginación maravillosa de Maciel en la música. El mismo Maciel eligió un poema del libro de su compañero: Pastor de estrellas, llamado Murió en París y le pidió que lo adaptase a los cánones formales del tango, para ponerle música. Y realmente fue una composición maravillosa que se llamó La que murió en París, y alcanzó su mayor rango cuando lo grabó Aníbal Troilo con la voz de Edmundo Rivero en los versos.

Colaboraría incluso componiendo con otros poetas como Enrique Cadícamo, Enrique P. Maroni, Celedonio Flores, Eugenio Cárdenas, Horacio Sanguinetti, Francisco Brancatti, Mario Battistella, Juan Velich, Enrique Dizeo, Tito Sobral y otros, y finalmente decide formar su propia orquesta que actuará en un par de radios, en los bailes del viejo Luna Park y grabará unos cuantos temas, retirándose en los años cincuenta.
                                             
Enrique Maciel y su orquesta

 Precisamente traigo a Enrique Maciel al frente de su orquesta, en este tema que realizó en colaboración con Victoriano Vega Álvarez: Tangombe de Buenos Aires, y cuyo título ya lo dice todo.

01- Tangombe de Buenos Aires - Enrique Maciel






1 comentario:

  1. hay una mesita de veteranos donde nos reunimos en boedo para hablar de tango y algunas cositas del pais que nos toca vivir yo en lo personal dispenso todas las calamidades de los dirigentes que en 200 años arrasaron con este paraiso pero como dios es tanguero y aqui nacio esta musica con esto me doy por hecho plenamente ,bien solia venir el hijo del negro maciel que era de esta barriada hasta que se perdio su rastro y solia contarnos cosas interesantes de su padre y de corsini que aqui me llevarian mucho tiempo recordarle si me dijo que su padre y corsini estuvieron mucho tiempo enemistados y ambos se sorprendieron cuando en el programa que conducia blackie llamado volver a vivir del que fui testigo se reencontraron e4n el mismo en algo que no estaba anunciado y del cual ambos no tenian conocimiento y alli renacio la relacion abrazo amigo tanguero.que lindo es para mi comunicarme con alguyien que manye de esto por aqui van quedando pocos,hay que cuidarlos....

    ResponderEliminar