martes, 9 de abril de 2013

Troilo y Piazzolla

Eran de generaciones muy distintas y también de peripecias de origen, muy distantes entre sí.  Mientras que Pichuco se crió en el Abasto, Ástor prácticamente vivió su infancia en los barrios duros de Manhattan, en Nueva York, repartida con Mar del Plata. Troilo nació en 1914 y Piazzolla en 1921.

Se conocieron en 1939. El marplatense había decidido radicarse en Buenos Aires un año antes intentando descubrir si lo que había aprendido con el bandoneón que le regaló su padre, le servía para vivir de la música en la extraña, para él, Buenos Aires, que en ese momento despertaba de su letargo tanguero y comenzaba a edificarse una de las etapas más fructíferas y brillantes de la canción popular.
La orquesta de Troilo en Radio El Mundo. 1940
Troilo debutó con su primera orquesta en el Marabú (que ahora regentea un gran amigo mío), el 1º de julio de 1937. En el momento del encuentro, la orquesta estaba tocando en el Café Germinal de la calle Corrientes, entre Suipacha y Carlos Pellegrini. Tocaban de 15 a 21 horas, y el joven Piazzolla iba todas las tardes a escucharlo y con su gran oído ya se conocía el repertorio y hasta se había hecho amigo de Huguito Baralis, el violinista. Y le decía a éste las ganas que tenía de integrarse en la orquesta.

-Me conozco el repertorio de memoria y soy capaz de tocarlo sin leer ninguna partitura, te juro-

-No, descartalo -repondió Baralis- Sos muy pibe para lo que quiere Troilo. Lo conozco bien, él busca gente con experiencia a su lado y no se arriesgaría.

Pero una tarde Ástor notó que había algún problema en el escenario y lo apretó a Baralis quien le confirmó que se había enfermado el Toto Rodríguez y no tenían cómo cubrir su ausencia en la fila de bandoneones. Y entonces Piazzolita le dijo: "Hablalo a Troilo, yo me animo a reemplazarlo". Y salió corriendo a buscar su bandoneón en la cercana pensión de la calle Sarmiento, donde vivía.

Al regresar al Germinal, Pichuco lo encaró desafiándolo:
-Así que vos sos el pibe que sabe todo mi repertorio... Bueno, a ver, subí y tocá...

Y ante el asombro de todos se largó con el repertorio en solitario. Incluso en el tango Abandono, de Maffia, tocó la variación con la mano izquierda. Orlando Goñi, el gran pianista lo miró asombrado, exclamando: ¡Y éste de donde salió!

Troilo en su léxico tan particular, con esas formas indirectas, le dijo: "Pibe, nosotros actuamos con pilcha azul, ya lo sabe...".
La orquesta de Troilo en una comida. Piazzolla está detrás de Fiorentino
 Cuando el padre de Ástor, Nonino, se enteró que su hijo estaba tocando con Troilo, vino a Buenos Aires para conocerlo. Fueron a la calle Soler, a la casa familiar donde la madre del Gordo, Doña Felisa, preparó unos tallarines. Al despedirse, el padre de Ástor, le pidió a Pichuco:
-Cuídelo bien a mi pibe, vea que tiene apenas 19 años, usted sabe lo que es la noche, las mujeres...
-Quédese tranquilo Don Vicente- respondió Pichuco- yo me encargo de todo.

Se fue Don Vicente y como no tenían actuación esa noche, Ástor le propone al Gordo.
-Gordo, ¿Qué le parece si nos vamos a ese tugurio que hay en Avellaneda, el Doble Tres, a ver si hacemos una diferencia jugando al pase inglés?
Troilo abrió los ojos atónito: ¿Dónde aprendiste?
Ástor le contó que en Nueva York, a los 12 años se escapaba de su casa, para ir a jugar a los dados. El Gordo movió la cabeza, se mordió los labios y le soltó:
- Gato, vos sos el diablo en persona, que Dios te salve.(El apodo de Gato se lo puso porque nunca estaba quieto y se iba de timba con Pichuco y volvían secos los dos a las 5 de la mañana)

Van a tocar juntos, Piazzolla lo invita a sentarse
La historia posterior es muy conocida, los arreglos que le hizo a Pichuco de Azabache o Inspiración -cuando ya estudiaba con Ginastera- el nombre que ya crece en la calle, su alejamiento de la orquesta con un enojo momentáneo de Troilo y de su madre y la posterior reconciliación. Porque ambos se admiraban mutuamente y Piazzolla siempre reconoció los conocimientos e intuición de Troilo, pese a haber estudiado poca música. Y destacaba aquellos arreglos de Pichuco en Milongueando en el cuarenta, C.T.V. o Comme il faut. Grabaron incluso juntos varios temas, en dúo de bandoneones.
Reencuentro de dos grandes en el Colón. 1972.
En noviembre de 1961, en el programa televisivo de Canal 11: Mi Buenos Aires querido, intervenía la orquesta de Troilo y otros grandes como Rivero, Alba Solís y demás. En diciembre se incorpora Piazzolla con su Quinteto. Y se produce el reencuentro. Pichuco anunció que iba a tocar el hermoso tango de Ástor: Lo que vendrá, e invitó a éste a sumarse a la orquesta y le pidió que hiciera el solo de bandoneón del mismo. Una gran ovación llenó el set.

Piazzolla toca Lo que vendrá con Troilo el 11 diciembre de 1967
Y algo fuera de lo común ocurrió un día, cuando Troilo había ya grabado con su orquesta varios temas de Piazzolla. El hecho ocurrió en 1967. Y Piazzolla lo contaba así:

- Una noche soñé que hacía un arreglo para Troilo de mi tango Verano porteño. Me levanté sobresaltado e impresionado, como si lo hubiera estado hablando con él. Entonces me puse en la tarea y le arreglo ese tango. Al otro día me llama el Gordo y me cita en un Café de Corrientes y Paraná. Me encuentro con él y luego de los saludos y las charletas comunes, me dice:
-Gato, quisiera que me hiciera un arreglo de Verano porteño.
Yo lo llevaba bajo el brazo y se lo dí. 
Pareció algo mágico. Troilo tomó el arreglo entre sus manos, miraba el papel, lo miraba a Ástor y finalmente le soltó: "Te dije un día que eras el diablo en persona... Pero sos también un ángel".

                                 
Y después de esta historia, cómo vamos a quedarnos sin escuchar esa grabación del 10 de agosto de 1967 que surgió de forma realmente sorprendente, como si entre estos dos genios de la música, hubiera una comunicación telepática. Que debería haberla, ¿no?

177- Verano porteño - Aníbal Troilo



1 comentario:

  1. Sr. Otero: Mucho gusto. Mi nombre es Carolina Alberici. Soy bailarina de tango y vivo en japon desde hace muchos anios.
    Estoy estudiando la vida de Astor Piazzolla para un evento que realizare en el cual se contara la vida del maestro Astor. He encontrado bastante información por la internet sin embargo, quizás usted me pudiera contar alguna anécdota tal como lo ha hecho en este blog acerca de su trabajo con "Pichuco".
    Muchas gracias por su tiempo y lo felicito por su trabajo. Estare siguiendo su blog, el cual me parece magnifico.

    ResponderEliminar