domingo, 7 de abril de 2013

De Angelis y sus cantores

Le llamaban "la orquesta de la juventud triunfadora", cuando a partir del 1º de abril de 1946, el colorado Alfredo de Angelis debutó en el programa del Glostora tango club, que se emitía desde Radio El Mundo.
                                                                   
Duraba 15 minutos y, en una época en que no existía la televisión y la radio era parte de las familias, porque las acompañaba a lo largo del día en los hogares, consiguió tanto éxito que estuvo nada más y nada menos que 22 años en antena.

Además estrenó tangos que lograron un eco inmediato en la calle y acrecentaron la popularidad de la orquesta, como de sus cantores Carlos Dante y Julio Martel que se apuntaron unos golazos impresionantes con temas como Remolino, Pastora, Pregonera, Rosicler, Bajo Belgrano, La brisa, de igual a igual, Al pie de la Santa Cruz, Misa de once, Jirón porteño..., y una larga ristra de temas que engancharon muy fuerte con la gente.
                               
                                   
En las calesitas se pasaban esos temas porque atraían a madres y chicas que llevaban al tiovivo a sus hijos o hermanos menores. Y los muchachos acudían a ver si pescaban algo. De allí le vino el injusto mote de orquesta de calesita que algunos críticos le endilgaron, cuando el enorme mérito de esta orquesta fue revitalizar el tango y contribuir a la enorme difusión que tuvo en aquellos años, y que perdura en las grabaciones que suenan en las milongas y en radios.

Los dúos de Dante y Martel fueron largamente celebrados y ahí quedaron registros que hicieron historia: Adiós marinero, Soñar y nada más, A Magaldi, Pobre flor, Fruto dulce, Pastora, Flores del alma, Mi cariñito, Cien guitarras, Del Pasado, y suma y sigue...

Un tema curioso sucedió con el tango que grabó Julio Martel con De Angelis, en 1943. Se llama: Qué buena es y no había tenido  éxito en Argentina. Era la única orquesta que lo había grabado y estaba en el reverso de Marioneta (El primer tema que grabó Floreal con De Angelis y con Troilo luego): Marioneta pegó fuerte, pero el otro no entró en la gente. Sin embargo, en Centro América las ventas  de Qué buena es superaban las 1.000 placas mensuales, fue todo un suceso para el sello grabador y eso le permitió revertir su suerte en el pago propio.

Néstor Rodi, De Angelis, Julio Martel y Dante
Entre la pila de anécdotas que se pueden contar de aquellos años increíbles, podría citar el caso del tango de Donato: Por eso grito. Julio Martel era el indicado para cantarlo, pero éste, que tenía algunas reacciones graciosas y un tanto ingenuas, no quería hacerlo. De Angelis se lo hizo escuchar y no quería saber nada, no le gustaba. Entonces señaló a su compañero Carlos Dante, que casi lo doblaba en edad y era un señorazo, y le dijo al director: "¿Porqué no lo hace él? ¿Que soy, el hijo de la pavota?". Pero De Ángelis comprendía sus reacciones y rabietas juveniles y le espetó: "Lo hace usted y se acabó?"

Podríamos seguir contando historias de todo tipo, de esta orquesta que, con unos arreglos sencillos y bailables, logró ganarse el corazón de los tangueros. Y reviviendo un poco aquellas perlas, los invito a escuchar Qué buena es, de Armando Ferreiro e Hipólito Oneca que grabaron el 23 de julio de 1943, con la voz de Julio Martel.  Y el tema también citado: Por eso grito, que canta el mismo Julio Martel, de Edgardo Donato y César Córdoba, registrado el 10 de agosto de 1945.

001- Qué buena es - De Angelis-J. Martel

035- Por eso grito - De Angelis-J.Martel


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada