viernes, 29 de marzo de 2013

Homenaje a María Nieves

En las milongas porteñas suelen ocurrir cosas realmente lindas. Cada capítulo que fuimos escribiendo sobre la pista, es una velada que quedó atrás. Pero la del sábado 9 de este mes de marzo, en el Club Sunderland, fue  sumamente especial y emotiva.Porque se convocó a numerosos milongueros para asistir a un homenaje a María Nieves, convertida desde hace tiempo en una leyenda viva del tango.

Todo lo que digamos de ella sabe a poco, por lo mucho que hizo por esta danza y por la generosa siembra que realizó por el mundo junto a Juan Carlos Copes. Ese tiempo joven que transcurre sin dificultad, sin prisa, hasta que lo perdemos, dejó a cambio una huella profunda en la vida de María Nieves.

Con ella vibra la memoria de una música y una danza que se enciende como una llamarada.

La he admirado en innumerables noches del Caño 14 y sobre el escenario era realmente una diosa, aunque ella no lo sintiese así, debido a su innata modestia.
No hay más que apreciarla en esta foto, cuando cautivaba con su arte y su hermosa figura.

Por suerte, hoy se le reconocen sus enormes méritos, y esa noche señalada, en el club de Villa Urquiza tuvieron esa magnífica idea y pudimos gozar de verla en la pista con el destacado bailarín: Pancho Martínez Pey.

Fue muy lindo lo que hicieron, como si hubiesen sido pareja de baile permanente y Pancho tuvo un hermoso y simbólico gesto al terminar el primer tema de Caló-Berón, que bailaron: Jamás retornarás.

Pero sobran las palabras y mejor, veámoslos en acción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada