lunes, 21 de enero de 2013

Porque la quise tanto

Fue el gran éxito de fines del año 1961 y con larga permanencia en las listas de ventas. Un tango empìnado en la música pegadora de Mariano Mores, que como compositor registró enormes aciertos a lo largo de su venturosa y dilatada carrera.

Rodolfo Manuel Taboada, autor de la letra, no tenía chapa de poeta tanguero, pero con este tema y Frente al mar, también en sociedad con Mores, dió claros avisos de que podía entrar en carrera con los letristas del momento. Estaba registrado en la memoria popular por sus aciertos humorísticos recreando tipos y chicas porteñas,  en las revistas Patoruzú y Rico tipo con distintos seudónimos.
                                                            
Fue guionista de una treintena de películas, ocupó una parcela importante en televisión con libretos suyos que permitieron el lucimiento de numerosos actores. Tuvo importantes espacios en radio y le quedó tiempo para escribir tres libros y despacharse con algunas letras de tango, de las cuales emergen con mucha diferencia la arriba citada,  Frente al mar, la milonga El firulete, siempre con Mores,  y Una tarde cualquiera, con música de los hermanos guitarristas Miguel Ángel y Roberto Puccio que registraría Roberto Arrieta con la orquesta de Miguel Caló en 1945.
                                                         
Hugo del Carril estrenó Porque la quise tanto en el Teatro Avenida, de la Avenida de Mayo, en el espectáculo revisteril Estrellas en el Avenida, dirigido por Cecilio Madanes en setiembre del año 61, y fue de salida un bombazo, con el doble mérito de haberlo conseguido en una época de vacas flacas para el tango. Entró rápidamente en el repertorio de numerosos cantantes, destacándose las interpretaciones de Daniel Cortés, Hugo Marcel, Aníbal Marconi, Nito Mores (el hijo de Mariano que falleció con 39 años), Argentino Ledesma, Jorge Maciel con la orquesta de Pugliese, Roberto Florio con Basso, y Miguel Montero con la orquesta de Mores.

Este tema y Frente al mar que contó con el acierto de la infortunada Susy Leiva y su desgarrada voz, fueron traducidos a otros idiomas e interpretadas por cantantes de diversos géneros.


A mí particularmente me gusta la versión del tucumano Miguel Montero, de Porque la quise tanto, que grabara con Mores el 21 de noviembre de 1961. Aunque Montero no figure en la primera fila de los vocalistas de éxito, su estilo siempre gustó por el dramatismo de sus interpretaciones y una voz recia y muy afinada. En este caso cuenta con el efectismo que le imprime Mores a su orquesta y que también le suma un gran aliciente. El aire épico, los timbres desacostumbrados en el tango y un contundente contenido emocional, le sirven de marco ideal al Negro Montero para despacharse a gusto. Me encanta.

14- Porque la quise tanto


No hay comentarios:

Publicar un comentario