sábado, 5 de enero de 2013

El Turco Chanel

Por esa costumbre que tenemos los argentinos de meterle apodos a todo el que respira, le llamaron Turco por la forma de su nariz, y su rostro moreno. Pero era hijo de napolitanos y se llamaba Alfredo Mazzochi.

Fue todo un cantorazo, que destacó especialmente en su etapa con la orquesta de Osvaldo Pugliese en la que militó casi cinco exitosos años. Su debut en el disco fue el 15 de julio de 1943 con un hermoso tango de Homero y virgilio Expósito: Farol, donde demuestra su acertado manejo del ritmo, el acento barrial que refleja crudamente el arrabal obrero: "con casas que reflejan su dolor de lata.../ Un arrabal humano / con leyendas que se cantan como tangos...".
                                                                                        

La belleza de la poesía, expresada con su voz nasal,  su sentido del ritmo orquestal, el manejo del habla popular que llevaba implícito y su dominio de la guitarra con la cual ensayaba previamente los temas que cantaría con el conjunto, lo consagraron como el intérprete por excelencia de la orquesta de Pugliese en sus andares iniciales.

El propio Pugliese fue quien reconoció esos méritos de Chanel, nombre copiado de una joyería por sugerencia del presentador Julio Jorge Nelson. Aunque su apellido artístico sonase como el de Gardel, su estilo era magaldiano e incluso cantó páginas que hermoseara el gran cantor de Casilda. 
Chanel ensaya con la guitarra junto a Pugliese y Morán
 La diferencia estribaba en el origen de ambos y Chanel llevaba consigo todas las contraseñas lunfas del porteño, criado en Caballito y Villa Luro. Su padre tocaba la verdulera -especie de acordeón pequeño-, como buen napolitano y por eso tres de sus hijos salieron guitarreros, entre ellos Alfredo, que además le agregaba esa voz aguardentosa propia de cantores de barrio, con sus tics de suburbio corralero.

Cuando se fue de la orquesta de Pugliese pasó por otras como las de Sassone, Ángel Domínguez y Castagniaro, pero sus mejores registros quedaron enmarcados en los 31 temas grabados con la orquesta de Pugliese  y 3 a dúo con Morán.

Las milongas reas le dieron gran popularidad y seguramente caricaturizaron su futuro, con temas de impacto corto, aunque muy festejados.

Lo fuimos a ver una tarde-noche de fines de los sesenta con Coco D'Agostino. Ejercía de portero en una casa y tenía allí su vivienda. Andaba con muchos achaques, estaba muy mal de la vista y de dinero,  y se entreveía su triste final, lejos de las noches de éxitos. Murió con 57 años.

Entre los temas que grabó con Pugliese, el primer tango que compuso Osvaldo Ruggiero con versos de Francisco García Jiménez, Tiempo, que grabó el 31 de agosto de 1946, es toda una obrita de arte. Me encanta particularmente este tema por el ajuste orquestal y su magnífica interpretación canora. A la hermosa poesía de García Jiménez describiendo el ayer de un amor perdido en el tiempo, Chanel le agrega el sabor dolorido de esa evocación. Belleza. 

 

Vamos con esos dos temas antológicos.

02 - Farol 

07 Tiempo 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada