jueves, 20 de diciembre de 2012

D'Arienzo y Reynal

Cuando se le fueron todos los músicos y hasta el cantor Alberto Echagüe, para unirse en la aventura que iniciaba el brillante pianista Juan Polito al frente de su orquesta, Juan D'Arienzo no perdió la fe ni el tiempo. Rápidamente se puso a buscar instrumentistas y vocalistas para su nueva etapa.

Estaba en pleno auge en ese momento, había numerosos contratos esperando su firma y rápidamente, en dos semanas reorganizó todo su equipo. Trajo al novato Fulvio Salamanca de Las Varillas, un pueblo cordobés. Allí lo había escuchado tocar el piano en una orquesta juvenil, cuando fue con su orquesta y le tomó la matrícula. Tenía en ese momento 19 años y estaría nada más y nada menos que 17 años con el Rey del compás, dejando 380 temas grabados y siendo a la vez arreglador del conjunto.
Reynal cantando con D'Arienzo. Mauré está al fondo.
Héctor Varela sería el primer bandoneonista y orquestador, acompañado por Eladio Blanco, Alberto San Miguel, Jorge Ceriotti y José Di Pilato en los fueyes. Cayetano Puglisi, Blas Pensato, Jaime Ferrer, Clemente Arnáiz en violines y Orlando Sinibaldi al contrabajo.

Como vocalista contrata a Alberto Reynal, de prolongada trayectoria radial, acompañado de guitarras y en conjuntos menores. El 12 de abril de 1940, la nueva formación deja su sello en el disco con el tango Entre dos fuegos, de López Buchardo  y la milonga Salí de Perdedor, de Héctor Varela (Salustiano Paco Varela) y Alberto Nery (Justiniano Idalberto Nery). Con esta milonga debuta airosamente el larguirucho Reynal y la letra parece escrita para D'Arienzo: "En el tapete que forma la vida / hay que esperar que la buena nos llegue...".

Canta Reynal con D'Arienzo


Alberto Reynal
En el mes de agosto llega un nuevo cantor para la orquesta, Carlos Casares, que tiene un paso efímero por la formación, grabará 3 temas y en diciembre dejará su sitio a Héctor Mauré.

El ritmo anfetamínico que impuso D'Arienzo, atrajo a una legión inmensa de bailarines y en el interior del país surgieron muchas orquestas que lo imitaban. El notable ajuste instrumental del conjunto fue la verdadera piedra angular de su éxito, aunque muchos detractores quisieran menospreciarlo. Y para los cantores no era tarea fácil seguir a los músicos por el cepo sintáctico que les imponía el frenesí del ritmo milonguero.

El flaco Reynal estuvo casi dos años con D'Arienzo, hasta mediados de 1942, en que sería reemplazado por el rosarino Juan Carlos Lamas. Su última grabación fue el tango Vidas marcadas, de Rodolfo Scianmarella, registrado el 29 de abril de dicho año. La letra habla sobre el sino fatal del juego pero también en parte es una metáfora sobre la suerte del cantor. "...En esa locura /de fiebre encendida / se achica la vida /y se agranda el dolor"...

Varela, D'Arienzo, Reynal. Detrás Salamanca.
 Reynal, dejó 16 temas grabados con la orquesta y comenzó a tener problemas de salud. Fallecería en 1947, cuando apenas contaba 39 años y estaba totalmente alejado del ambiente.

Delante: Casares, D'Arienzo, Reynal y Puglisi.
Hoy lo recuerdo con dos de los temas grabados con D'Arienzo. Almanaque de ilusión, de Alberto Tavarozzi y Héctor Marcó, del 26 de febrero de 1941 y Consejos (Juan D'Arienzo-Nolo López) del 22 de Abril de 1942.                                          

Almanaque de ilusión

Consejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario