miércoles, 14 de noviembre de 2012

Romeo Gavioli

Este uruguayo tuvo un potencial importante como cantor de tango e incluso como músico. Fué violinista, director, compositor. Provenía de una familia de músicos pero desde muy pequeño llamaba la atención en su barrio montevideano La comercial, por sus dotes canoras. Por ello ingresó en los Coros de la Iglesia de la Merced, a la vez que estudiaba violín.

Esa hermosa voz tenía el parentesco con las sonoridades melancólicas del instrumento elegido por sus padres, e incluso la brillantez de la misma con algo de deje nasal refleja su relación con el violín que manejó con gran destreza,  por el sonido exquisito y la afinación. A tal punto que cuesta definirlo  en su dimensión de músico o intérprete vocal, dado que destacó en ambas facetas.

Su hermano Rolando fue un importante bandoneonista, mientras que Lydia se volcó en el piano y tempranamente formó sus propios conjuntos.
Romeo Gavioli en 1935
Romeo se integrará en la orquesta de Juan Bauer, apodado Firpito por su admiración hacia el maestro de Las Flores y autor de temas como No te quiero más o Adiós arrabal. En esta orquesta ya alternaría como violinista y cantor, lo que le abriría las puertas para integrarse, tiempo después,  en la celebrada formación de Edgardo Donato, que lo conocía desde su residencia en la vecina orilla.

Antes se había destacado como imitador de cantores y alternado en el conjunto Los dandys con el violinista Emilio Pellejero que supo tener buena recepción en las ondas radiales argentinas.

Es en 1939 cuando se incorpora a la orquesta de Donato como cantor, agregándose al matrimonio que conformaban Lita Morales y Horacio Lagos, que en ese momento eran pilares de la orquesta. Donato resuelve dejar su apellido  en Gavio, e incluso en algunos momentos debe empuñar el violín.

Con esas ideas tan personales de Donato, en varios temas el trío canoro interpretan conjuntamente el tema, y el resultado no es nada malo, porque trenza las voces tan disímiles de ellos y la mezcla funciona. Gavio (li) también graba en dúo con Lita Morales y en total deja 15 temas en el registro, de los cuales sólo 3 corren a su cargo exclusivamente. Pero el destino juega un papel importante, porque Lita y Romeo se enamoran y el affaire amoroso complica el trabajo de la orquesta por lo cual Donato resuelve despedir a los tres.
                                                                         
Regresado a Montevideo, Gavioli forma su propia orquesta, en la cual ejerce de director, músico y cantor. Revoluciona el ambiente con la resurrección de candombes que permanecían en la memoria de los orientales, compone varios incluso, y encabeza como dirigente gremial la fundación de la Sociedad uruguaya de intérpretes.

Personaje increíble, dandy glamouroso, conquistador impenitente, ídolo de su país, en pleno éxito decide acabar con su vida, y el 17 de abril de 1957, con apenas 43 años de edad, se tira al agua en el puerto montevideano con su coche y fallece ante la congoja general..

Lo traigo a esta página en dos temas: Mi confidencia grabada en 1942 con Edgardo Donato y Noche campera con su orquesta en 1945. En ambas luce su hermosa gola de melodista.

Tu confidencia

Noche campera



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada