sábado, 10 de noviembre de 2012

Julio Pollero

Este pianista y compositor merece estar en una lista de músicos que dejaron páginas de mucha repercusión. Por ejemplo el hecho de haberle puesto música a los versos lunfardescos de Lorenzo Traverso que están a la altura de los mejores del género, Uno y uno, que Gardel enriqueció grabándolo en 1929, año de su creación,  acompañado por las guitarras de Aguilar y Barbieri.

Orquesta Ferrazzano-Pollero en 1926
Aquel tango lo registró también ese año la orquesta que co-dirigía Julio Fava Pollero  junto al violinista Agesilao Ferrazzano.
                                                                           
Dos años antes, una letra preciosa de Benjamín Tagle Lara, la musicalizaron Pollero y Ferrazzano. Se tituló Una tarde y Gardel lo grabó con el mismo dúo de guitarristas y sostenido éxito.
                                                                            
El morocho registraría dos temas más de Pollero, con quien además estrechó una linda amistad: El vals La última ronda que lleva letra de Francisco Lozano y Cuando tú me quieras, de Francisco Bohigas, musicalizado en sociedad con Ferrazzano. Éste último fue un violinista de sólida formación que irrumpió entre los músicos que le daban un aire renovador y escolástico al tango.

También Pollero, nacido en Colonia (Uruguay) y afincado tempranamente en Buenos Aires, tuvo una muy buena escuela, derivada de la condición de barítono de su padre y pianista de su madre. Fue un niño precoz que tocaba muy bien el violín y finalmente se volcó al piano. Y terminaría siendo maestro de canto incluso.

En 1924 tocaba en la orquesta de Francisco Canaro y a continuación formó con Ferrazzano un conjunto que resaltó entre los de su época por el sonido y alcanzó gran popularidad. Al marcharse Ferrazzano a Europa, de donde no regresaría más, Pollero montó su propia formación, que mantuvo el tono y la personalidad del anterior y grabó en en los sellos: Víctor, Odeón y Brunswick, en éste último conduciendo la Orquesta Dacapo.
                                                                                           
Podemos escuchar a Julio Pollero con su orquesta en dos temas. Como curiosidad, el tango que compuso con el bandoneonista Luis D'Abraccio y versos de Enrique Dizeo: Tiburón. Lo curioso estriba en que cantan el estribillo a cuatro voces: Magaldi-Noda, Buglione y el barítono italiano Larena. Lo registraron el 7 de setiembre de 1927. Y a continuación, registrado dos meses más tarde, Tristeza nocturna de Antonio Buglione (que es quien lo canta) y letra del violinista y poeta José De Grandis.

Tristeza nocturna

 Tiburón

5 comentarios:

  1. hola yo soy la hija de un nieto de julio fava pollero siempre escucho sus canciones

    ResponderEliminar
  2. Encantado de saludarte aquí, con el recuerdo de tu bisabuelo.

    ResponderEliminar
  3. Era le etiqueta para discos baratos que utilizaba el sello Odeón.

    ResponderEliminar