martes, 6 de noviembre de 2012

Carmen del Moral

Curiosamente es una de las voces femeninas más olvidadas del tango, cuando en realidad integra el lote de las mejores cantantes del género y gran figura durante más de veinte años.

Criada en el porteño barrio de Floresta, a la vez que hacía la escuela primaria, fue enviada por sus padres a estudiar canto con una destacada profesora que supo apreciar y potenciar sus cualidades canoras. A tal punto que con 16 años debutaba en radio El Mundo en un programa que se transmitía al mediodía.

Su hermosa figura sirvió también para abrirle camino y mientras destacaba en Radio Splendid, sin abandonar la emisora inicial, fue descubierta por el ojo clínico de Manuel Romero que en este tema era infalible. Y que además estuvo en un principio enamorado de ella.

Así debuta en 1939 en la película "Muchachos que estudian", con un elenco de grandes figuras,  dirigida por el gallego Romero, y en el mismo canta Tango amigo y Como las aves, respaldada por la orquesta de Francisco Canaro, nada menos. Cumplía sus 19 años y la esperaba el estrellato.
A partir de allí, no supo de desmayos. La contrata la RCA Víctor, en la cual graba cinco temas.

Carmen con Juan Carlos Thorry
Filma Los muchachos se divierten, con Charlo , Enrique Serrano, Sofía Bozán y Sabina Olmos, de primeras figuras y canta dos temas. Uno de ellos -Cuando no quedan esperanzas- a dúo con Charlo. Y filmará tres películas más en ese año 1940, lo que habla a las claras de su aceptación por los directores y el publico.

Eran comedias fáciles, con algunos gags cómicos, historias sentimentales y Carmen, emparedada entre grandes nombres femeninos, con su gran caudal de voz, su elegancia y una sugestiva belleza, ya sufre asedios que le dan combustible a su acerbo tanguero. Y a su innegable capacidad artística, que fue madurando.

Se llamaba en realidad Nélida de los Santos y también supo arrancar aplausos en los escenarios teatrales, en revistas donde encandilaba a los machos y conmovía a las damas, o en el lujoso Tabaris.
Se casó con el Chato Roberto García Ramos, con quien compartí alguna madrugada,  y realizó giras triunfales por países Sudamericanos. En Chile hace teatro y graba con la popular orquesta de Porfirio Díaz. Por todo ello la contratan para actuar en España, en el recordado Villa rosa de Madrid, y en El cortijo de Barcelona. Allí graba varios temas.                      
                                                                                            Paulatinamente se va retirando de escena para dedicarse a su familia, pero Canaro la reclama en 1958 para el elenco teatral de Tangolandia en el que están Juan Carlos Copes, María Esther Gamas y el cantor Alberto Amor entre otros.

Falleció a fines de 1991, y creo que amerita recordarla en estas acuarelas tangueras.

La escuchamos en La cumparsita, con la orquesta de Porfirio Díaz, grabado en Chile en 1944 y en Tango amigo, de Francisco Lomuto y Manuel Romero, con la orquesta del primero. Lo grabó el 7 de diciembre de 1939.

Tango amigo

La cumparsita

Y de paso la vemos cantando La morocha en la película La calesita de 1963, donde reaparece después de dos décadas sin hacer cine, a pedido expreso de su director: Hugo del Carril


                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada