sábado, 13 de octubre de 2012

Tangos en dixieland

Entre los años  30 y 60, aproximadamente, el jazz inventado por los negros norteamericanos, tuvo un desarrollo muy potente en Argentina. Llegó a través de las grandes  películas creadas por los estudios yanquis donde brillaban grandes bandas como las de Glenn Miller, Tommy Dorsey, Harry James y otras por el estilo y esa música creó grandes adeptos y en Buenos Aires se hizo un jazz de muy buena calidad.

La mejor prueba fue cuando bajaron al Río de la Plata grandes del género como Dizzie Gillepie y otros, encontrándose con un granero de músicos que sabían respetar la esencia del jazz y tenían muy buena formación.

Florecieron las orquestas que reclamaba el mercado con el fin de acompañar a sus colegas tangueras, para animar la enorme cantidad de bailes que se extendían por la ciudad los fines de semana, y también la radio les dió cabida, debido a la aceptación popular.

La Jazz Casablanca. Nolan es el tercero, parado. Cosentino el primero agachado izq.
 Ken Hamilton, La Jazz Casino, los Hawaian Serenaders, Esteban y la Savoy jazz, la Casablanca, René Cóspito, Eduardo Armani, Osvaldo Norton, La Santa Anita, Oscar Alemán y su conjunto, Los bambucos, Héctor Lagnafietta, Barry Moral, Santa Paula Serenaders, Héctor y su jazz, La Jazz Casablanca, Eugenio Nóbile y su Panamericana, Varela-Varelita, fueron pilares de ese arrastre.

Una lista muy completa que también abastecía la sesión vermouth de las Confiterías céntricas, que atraían mucho público.

Algunos de estos músicos emigraron a otros países y el éxito más grande fue el del pianista  Lalo Schiffrin (Boris Claudio Schifrin) que impresionó a Gillespie y se lo llevó a Estados Unidos, donde será arreglador de su orquesta y también de la de Xavier Cugat. Posteriormente se dedicaría a crear música para el cine y es reclamado por grandes directores debido a la calidad de sus trabajos.

                                 
 Marito Cosentino, músico de gran formación, que recibió numerosas distinciones y compuso obras que Juan José Castro tocó en el Teatro Colón,  y Ray Nolan  (Juan Colom)  que dirigía el conjunto, grabaron un excelente LP llamado: Tangos en dixieland, que vale la pena rememorar, por lo curioso. Cosentino es el que toca el clarinete y Nolan el contrabajo.

A ambos los vi años ha, en las milongas y a Nolan en Radio Libertad donde tenía su propio programa conduciendo la agradable orquesta, e incluso acompañaría a Raúl Lavié en el Club del clan.

Para esta ocasión he seleccionados dos temas del LP, que he recuperado gracias al amigo Palazzo. La Payanca de  Augusto P. Berto y La cumparsita de Gerardo Matos Rodríguez.

La payanca

La cumparsita




5 comentarios:

  1. Casablanca jazz creada en 1949 por Ray Nolan ( Juan Colom ) y Marito Cosentino con la paricipación además de Dante Amicarelli - Luis Varela - Quique Viola , Eduardo Cano y Jean Taylor como vocalista,fué uno del conjuntos que tubo mucho apoyo del público aficionados al jazz hecho en argentina. dejaron una serie de discos en 78rpm para el Sello Odeón que aún los coleccionistas han querido atesorar .-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola soy el hijo de juan colom, daniel colom, gracias por difundir la informacion

      Eliminar
    2. hola soy el hijo de juan colom, daniel colom, gracias por difundir la informacion

      Eliminar
    3. Hola quisiera saber más sobre la vida de Ray Nolan, su biografía

      Eliminar
  2. Para eso estamos Dani. Y es un placer hacerlo. Saludos.

    ResponderEliminar