viernes, 5 de octubre de 2012

Piazzolla y La cumparsita

Las declaraciones de Piazzolla fueron siempre más allá de su condición de genio de la música y están en la misma líneas de un Borges o Maradona, en cuanto a que chirrían entre quienes los admiramos por sus condiciones musicales, literarias o deportivas.

Como son harto conocidas y debatidas, vale la pena separarlas de su talento como creador e intérprete. Lo sufrí en mis carnes cuando lo invité a un programa de radio que conducía los domingos de 8 a 12.30 de la mañana. Le puse un tema del famoso Octeto suyo que revolucionó el ambiente y se enojó, reprochándome que pusiera cosas antiguas. Como si Beethoven o Platón fuesen modernos. Pero él era así, de reacciones muy temperamentales y de muchas de las cuales se arrepentía de inmediato.

En este caso hablo de La cumparsita porque él sostuvo públicamente que era el peor tango que se había compuesto. Y resulta que lo grabó en 4 oportunidades y lo tocó en muchas más.

Realmente, La cumparsita es un tango muy sencillo, pero muy entrador. Tengo infinidad de versiones y me sigue gustando como el primer día que lo escuché. El propio Borges aseguró que estando en Estados Unidos en una oportunidad, le hicieron escuchar La cumparsita y se le cayeron unas gruesas lágrimas. Y tampoco le gustaba este tango...
                                                                                                         
Pocos temas llaman tanto a bailarlo como el tango de marras. Y siempre se discute cual versión es la mejor. Pero los discjockeys de Buenos Aires no se equivocaron cuando en los años cincuenta lo eligieron para cerrar la milonga. Es el postre perfecto, el güisqui después de una buena cena. Más allá de los atributos musicales que pueda tener.
                                                                             Cuando Piazzolla volvió de París, adonde fue a buscar su destino con Nadia Boulanger, tomó un poco de lo que le había visto hacer a George Gerswin con el jazz y los conjuntos parisinos, como el Hot Club,  que tocaban ese género, y lo introdujo en el tango. O sea, una pequeña orquesta de cuerdas, con piano, y su bandoneón conductor y cadenero. Y en 1957 grabó 10 temas, con él al frente en el fueye, los arreglos y la dirección; Elvino Vardaro en violín; Jaime Gosis al piano, José Bragato en violoncello y Juan Vasallo a cargo del contrabajo.

Afortunadamente, el experto Diego Villa hizo unas maravillosas restauraciones de aquellos vinilos maltratados y el resultado no pudo ser mejor.

Aprovechando que Ástor ya no está para pelearme, hoy traigo la versión de La cumparsita por este Quinteto de cuerdas.

14 - Piazzolla - La cumparsita

6 comentarios:

  1. PARA MI GUSTO LA CUMPARSITA VERSION JUAN DARIENZO

    ResponderEliminar
  2. Obviamente, por algo batió todos los records de venta y cerró todas las milongas. Para el milonguero es una papa.

    ResponderEliminar
  3. El tango expresado en la mas grande orquesta de todos los tiempos..!
    Si hablamos de " La Cumparsita", me gusta más la ejecutada por D'arienzo, aunque es dificil bailarla a lo "compadrito"..!
    Tango, que me hiciste mal y sinembargo te..."

    ResponderEliminar
  4. Estimado que buenas anecdotas!! Muchas gracias por compratir todo esto. Esta versión de la cumparsita es la del LP Tango en HI-FI. Conozco otras dos (La de la orquesta del 51 y la de la Historia del Tango en '66) Cual sería la cuarta grabación de Astor de La Cumparsita? Muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar