lunes, 29 de octubre de 2012

Las comedias musicales de Canaro

Francisco Canaro fue un adelantado en numerosos aspectos relacionados con el tango. Estuvo entre los aventureros que intentaron seducir a los europeos con nuestra música ciudadana. Llegó a tener cinco orquestas bajo su mando, que fue confiando a sus hermanos progresivamente.

Inventó el trío Irusta-Fugazot-Demare y los colocó en el Viejo continente. Llevó el tango a Estados Unidos. Fue productor de cine. y en junio de1932, se lanzó al ruedo con las comedias musicales en yunta con el sainetero y comediógrafo platense, Ivo Pelay (Guillermo J. Pichot).
Debutaron con una compañía en el Teaatro Nacional, de Corrientes 960. Canaro intervendría con su orquesta en el foso y en el escenario. Actores y actrices como Tita Merello, Tito Lusiardo, Mario Danesi o el galán Abelardo Farías, hermano del Dringue y de prematura desaparición, brillaban en el elenco. Canaro recordaba que Tita le pedía que tocara despacio, para que se oyera su voz, que no era nada potente, y porqué en esa época no se usaban los micrófonos en el escenario.

La obra se llamó La muchachada del centro y tuvo un éxito impresionante que duró dos años. Canaro estrenó algunos de sus tangos, como Te quiero, que cantado por Ernesto Famá fue todo un suceso.

En 1934 se lanzaron con La canción de los barrios, debutando el 17 de julio en el Teatro Sarmiento. Entre los temas de Pirincho estrenados figuraron El Tigre Millán y el vals Yo no sé porqué te quiero. Ignacio Corsini y Ernesto Famá integraban el elenco artístico.

                                 
Un año más tarde sorprenden con Rascacielos, en el mismo Teatro. Debieron posponer el debut dos días, al llegar la noticia de la trágica muerte de Carlos Gardel. Casas viejas -que Pirincho compuso a bordo del barco Cap-Arcona-, fue el gran éxito esta vez, cantado por Famá. Y Miguelito Bucino que era el bailarín del elenco (luego excelente autor de tangos), terminaba mostrando su destreza en tangos y milongas de gran caché.

José González Castillo, padre de Cátulo y gran sainetero, escribe una obra para que Canaro la llevase a Europa. Entre él, Luis César Amadori y Antonio Botta, concibieron La patria del tango que se estrenó en el Teatro Buenos Aires y alcanzó 500 representaciones. Miguelito Bucino y María Esther Gamas cerraban la obra bailando entre grandes aplausos y Agustín Irusta y Roberto Fugazot mostraban su calidad canora que habría de devenir en un futuro venturoso para ellos. La idea de llevarla a España se frustró por el comienzo de la tremenda guerra civil.

En 1938, Canaro decide descansar y se lanza al ruedo en 1939, otra vez con Ivo Pelay. La obra se titula El muchacho de la orquesta y se estrena en el Teatro nacional con la empresa Enrique Muscio.  Cuando estaba preparando febrilmente el debut, Pelay le presenta a un jovencito imberbe, diciéndole que tocaba muy bien el piano y que podría venirle de perlas porque Pirincho acostumbraba a tocar con dos pianos.Uno era Luis  Riccardi y el muchacho de marras fue: Marianito Mores, a quien incluyó en esa obra  y...se quedó en la orquesta nueve años.
Los cantores eran Ernesto Famá y Francisco Amor, la pareja de bailarines: Miguel Bucino y Teresita Padrón y un gran elenco de actores encabezado por Pepita Muñoz, aseguraba el lleno. Canaro estrenó su hermosa Milonga de Buenos Aires, Todo te nombra, Yo nací para querer, algunos temas folklóricos y El rey del bosque, que definió como tango sinfónico.

Hoy lo traigo a este blog, cuando ya pasado por el tamiz del tiempo, vemos que de sinfónico tiene poco pero sirve para recordar aquella linda época en que el tango reinaba en la calle Corrientes.

459- El rey del bosque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada