sábado, 6 de octubre de 2012

Juan Ehlert

Respondiendo al amigo Paco da Capo que dejó un interesante comentario en  mi apunte sobre Juan Ehlert, el músico alemán que, huyendo de la guerra, llegó con un conjunto sinfónico para tocar en el Colón, agrego estas líneas. En posterior gira por el Paraná abajo, Ehlert conoció a una zarateña, se enamoró y decidió afincarse en esa ciudad.

Allí montaría un conservatorio musical y formaría una orquesta que tocaba en fiestas, confiterías y lugares bailables. Él sería maestro de Armando Pontier y Cristóbal Herreros. Y Chupita Stamponi y Enrique Mario Francini que venían de la vecina Campana, se incorporaron luego a la orquesta..

Fue en 1937 cuando se arrimaron a la capital porteña para tocar en un conocido programa radial: Las matinées de Juan Manuel, que salía al aire por radio Prieto.

La pensión La alegría que cita Paco estaba en la calle Salta 321, y allí se alojaron una impresionante hornada de músicos que venían del Interior.

Francini, Pontier, Julio Ahumada, Emilio Barbato, Héctor Stamponi, Suárez Villanueva, Trivizi, San Miguel, Parodi, Howard, Scorticatti, Antonio Ríos, Tití Rossi fueron los húespedes de aquella bohemia inolvidable que pagaban cuando podían, porque el dueño de la pensión: Julio Cerino y su mujer, hacían milagros, dado que se trataba de darles pensión completa por 65 pesos mensuales y había que alimentar a toda esta tropa que la galgueaban tupido. Y encima ensayaban a toda hora. Nada menos que 3 pianos habían alquilado Chupita, Barbato y Suárez Villanueva. Para colmo venían a matear por las tardes el Indio Argentino Galván y Homero Expósito.

La mayoría se radicó definitivamente en la ciudad del tango y Juan Ehlert se convertiría en un codiciado autor de música para películas. La lista de las que musicalizó es muy extensa y la mayoría exitosas.

Como recuerdos de aquellos tiempos de Zárate cuando Hans Ehlert dirigía su orquesta provinciana, va esta foto de El Diario de Zárate.

Ehlert es el primero, parado por derecha. Detrás, con moñito un jovencísimo Héctor Stamponi.

3 comentarios:

  1. Gracias por evocar estos episodios de una generación creativa, muy jóven y ingenua; hay motivos que vislumbrar desde esa vida romántica (Armando Pontier y la chica del kiosko de tabacos de enfrente) en canciones como el valsecito inolvidable de Chupita Stamponi "Un momento" y en las letras de tangos poeticas y surrealistas de Espósito. Un último resurgimiento del tango que en tal manera nunca más acaceía...

    ResponderEliminar
  2. Estimado José María, en primer lugar felicitaciones y gracias por llevar adelante este blog. Lo he consultado en varias oportunidades. Esta vez necesito hacerle una consulta. Soy estudiante de musicología y estoy haciendo un trabajo de tesis que reivindica la labor de Juan Ehlert en el cine. Es importante para mí encontrar a su familia. ¿Usted tiene alguna pista para darme? le dejo mi email giselaez@gmail.com Muchas gracias! Gisela

    ResponderEliminar
  3. Se casó con una mujer Francesa llamada Marie jean Magda Giorgi que había emigrado a la Argentina a fines de los años 30. Tuvieron dos hijos Julie y Claudio. Luego de diez años se separaron. Yo soy hijo de Claudio.
    Muy bueno el blog. Tal vez pueda aportar alguna foto de Ehlert si le interesa.

    ResponderEliminar