viernes, 12 de octubre de 2012

Dos milonguitas

Un día feriado y asoleado como Dios manda. Una noche de milonga en la cabeza y los fanguyos todavía calientes, me llevan a repasar la infinita lista de bellas milongas que tengo en mi archivo.

Y entre mate y mate, viajo mentalmente con Juan D'Arienzo hacia aquellas afiebradas noches que aún se replican en Buenos Aires y en otras latitudes, aunque, en este último caso, sin el fervor aglutinador que flota en los concurridos parqués porteños. Hoy mechado, también hay que decirlo, por bailarines de todo el mundo que acuden al escenario central para lucir sus aptitudes y medirse con los locales.

La puñalada fue la milonga que más ventas registró la orquesta de D'Arienzo, y como en aquella época de los 78rpm venían dos temas y detrás tenía La cumparsita, el tema del pianista oriental Pintín Castellanos alcanzó una preeminencia indiscutida en las calles.

Pero, a mi juicio, las dos milongas más resistivas al paso del tiempo y con más impacto convocante a la pista, son La cicatriz, de Raúl Aguirezabalaga , y La espuela, de la uruguaya Elsa Pigrau Güidini.  Los pies se me van solos cuando las escucho y tienen un ritmo tan bien estructurado y tan notablemente ejecutadas por el Rey del compás, que me parece imposible que se puedan bailar mal.
                                                                                  
A veces pienso cómo armaría un ranking virtual de las diez mejores milongas para bailar y creo que estas dos de D'Arienzo merecen estar en el ranking. Y cuando hablo de las diez mejores, estoy hablando de la interpretación orquestal, por supuesto.

Como estamos en jornada lúdica, vamos a recrearnos, con dos creaciones de una gran pareja de bailarines, disuelta por las circunstancias de la vida, como tantas otras, pero que siguen brillando en estos videos y en la memoria de todos aquellos que los aplaudimos en diversas exhibiciones. Son Javier y Geraldine.

 Primero los vemos bailando La cicatriz en Porteño y bailarín, de la calle Río Bamba.




Y acá bailan La espuela en un festival en Bologna.

                                    


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada