sábado, 5 de mayo de 2012

Ricardo Ruiz

Fue un excelente cantor, con una hermosa voz y un delicado estilo que realzaba la riqueza del poema musical.
Como tantos otros artistas y cantantes, emergió jovencito en el inolvidable conjunto Chispazos de Tradición que dirigía Andrés González Pulido.

En 1935 integra la orquesta de Francisco Canaro para la comedia musical Rascacielos y en 1937 ya era figura en el señorial conjunto de Osvaldo Fresedo. Su forma de entonar, sin levantar el volumen de la voz, encuadraba perfectamente  en lo que se dio en llamar "chansonnier". Por eso, tanto él como Roberto Ray, fueron quienes mejor encajaron en el ritmo de Fresedo que se apoyaba preferentemente en los valores melódicos del tango, sin desfigurar su esencia.
Ricardo Ruiz aparece sentado en primera fila a la izq. de Fresedo
 Su primer alejamiento del conjunto se produce en 1942, conjuntamente con varios músicos de aquella formación que  intervienen en la película La cabalgata del Tango, donde aparecen en una escena de la misma.

Cuando José Basso se desvincula de la orquesta de Aníbal Troilo y forma su propio conjunto en 1947, lleva a músicos acreditados y la yunta de cantores son Ortega del Cerro y Ricardo Ruiz, que en ese momento se desempeñaban como solistas. 

De aquella época rescato dos temas. Claveles blancos (7-4-1949) de Armando Pontier y José María Contursi, donde éste último sigue llorando la ausencia de Grisel. Y Perdón viejita (4-8-1949) de Osvaldo Fresedo y José Antonio Saldías, ambos cantados por Ricardo Ruiz.

A Ricardo (1914/1977)  lo conocí en 1961 o 62. Me lo presentó una amiga que frecuentaba con él las sesiones de espiritismo en la escuela Basilio. Me pareció un caballerazo.

Claveles blancos

Perdón viejita

Para que lo admiren en su época con Fresedo, con quien volvería en 1960 sin abandonar sus presentaciones como solista, lo traigo cantando un hermoso tango: Buscándote, de Eduardo Scalise. La escena es del 31 de diciembre de 1941.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada