sábado, 12 de mayo de 2012

A bailar

El último tango perfuma la noche (Óleo de Julio Ovejero)

           
     
Este tango, que el pintor ilustra hermosamente,  se lo sugirió Miguel Caló a Homero Expósito.

El enorme poeta de Zárate (aunque nacido en Campana) hizo los versos y el primer bandoneón de la Orquesta de las Estrellas, Domingo Federico, le  puso música.

La idea de Caló era crear un tema así para cerrar los bailes. Y la letra lo insinuaba:
-¡A bailar, a bailar
que la orquesta se va!

Pero el tango consiguió el efecto contrario al buscado. Los milongueros se entusiasmaron tanto con este tango, que salían como flechas a la pista, reclamaban bises y la velada se prolongaba con unos cuantos temas más, como recordaba Caló.

Las magníficas grabaciones de Aníbal Troilo con Francisco Fiorentino el 5 de noviembre de 1943 y de Ricardo Malerba con la voz de Ricardo Medina, tres días más tarde, llenaron bailes, emisoras y se vendieron velozmente.

La versión de la yunta Troilo-Fiore es insuperable para milonguear. Y para escuchar, claro.

A bailar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada