jueves, 26 de abril de 2012

Valseando que es gerundio

Los valses vieneses llegaron a América de la mano de los inmigrantes.

En cada país fue tomando unas formas distintas, aún manteniendo la raíz fundamental del waltz (Waltzen: Dar vueltas mientras se baila). Los franceses lo denominaron vals canción; rusos y alemanes le dieron un tono más vivaz; en Estados Unidos se convirtió en Vals Boston.

Se transformó en vals peruano, en vals ranchero mexicano o en ecuatoriano.

En Argentina tomó diversas formas regionales: El vals cordobés, el cuyano, el valseado litoraleño o el valsecito porteño.

Pascual De Gullo creó su legendario Lágrimas y sonrisas en 1914, grabado por Eduardo Arolas con su orquesta ese mismo año. También registró Arolas: Pabellón de las Rosas de Gerardo Metallo, ese año.

Un valsecito clásico como El Aeroplano del pianista Pedro Datta, fue creado en 1915 y ese año lo grabó Francisco Canaro con su trío en el sello Atlanta. El mismo Datta (1887/1934) es también autor de un hermoso valsecito: Alma dolorida, que grabó Juan D´'arienzo el 5 de marzo de 1937.

En la partitura original puede leerse la dedicatoria del autor al pianista y compositor Manuel Aróztegui y menciona una letra del payador Pancho Cuevas (Francisco Bianco), que supo canturrear algunas cosas en la orquesta de Arolas.

Les propongo escuchar a Ciriaco Ortiz con su trío en: El aeroplano, grabado el 25 de enero de 1933.  Me trae recuerdos de aquellas noches de verano, cuando se bailaba en los patios rodeados de macetas, el aire perfumado de magnolias, heliotropos y jazmines y las guirnaldas y bombillas de colores.¡Cuantos noviazgos comenzaron en sus giros porteñazos y románticos! ¡Cuantos guitarreros y fueyes de barrio lo tocaban en los boliches y pasaban luego el platito!

Y de propina va Alma dolorida por D'Arienzo que invita a gastar suelas en el parqué.

El aeroplano

Alma dolorida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada